miércoles, 23 de enero de 2008

Haciendo un alto en el estudio...

Siento publicar, ya dije que intentaría no hacerlo, mañana me espera mi primer examen, pero, ¡la tentación es grande!

Ya veo que he convocado a la ley de Murphy hablando de Italia: al día siguiente la UDEUR anunció que se desdice de su compromiso de apoyar desde fuera del gobierno al centroizquierda. ¿El motivo? Unos dicen que la ley electoral que se prepara puede perjudicar a los pequeños partidos. ¿El resultado? Hoy y mañana el Parlamento italiano vota la moción de confianza al gobierno. Como dije, es preferible que la atomización italiana se ciña a grandes bloques: en la izquierda, Partido Democrático, Partido Socialista y La Izquierda/El Arcoiris (la izquierda radical). Que la estabilidad de todo un país esté en vilo por un partido con menos del 2% de votos como tiene la UDEUR, es como en España pensar que partidos sin conciencia de responsabilidad no solo ya de gobierno, sino de sentido de Estado, puedan impedir las políticas de una mayoría de ciudadanos.

Pero no hablaré más de eso ahora. La verdad es haré un muy rápido repaso. La radicalidad del Conglomerado Conservador se manifiesta más y más. Tal vez, por miedo a que se les coman por el extremo derecha los xenófobos de Democracia Nacional, que hace poco insultaban a los inmigrantes como “escoria de tierras lejanas”, Esperanza Aguirre haga suyo el discurso de Democracia Nacional y diga que los inmigrantes vengan a delinquir “porque es barato”. Barato es hacer ese tipo de declaraciones e irresponsable sabiendo que la economía española se sostiene por el trabajo que cubren los inmigrantes.

Si se delinque, no es la respuesta “es que son inmigrantes”. Los delincuentes, foráneos o propios, lo son por una serie de fracasos de la sociedad y de ellos mismo por la no integración. Esperanza Aguirre, desde su puesto institucional, si es que le importa y deja de tener miras a otras cosas propias de su ambición personal, en vez de dar demagogia barata propia de “liberales” como Haider o Pim Fortuyn, es destinar los esfuerzos de la Comunidad de Madrid a la integración social de los inmigrantes, y no sólo de ellos, sino del resto de individuos que puedan hallarse en riesgo de no integrarse correctamente.

¡Pero que podemos esperar de la Comunidad de Madrid! Si su propio brazo mediático, TeleEspe, antes Telemadrid, hace el ridículo mostrándonos cómo se cuelan inmigrantes por Barajas, y, sin embargo, ese método hacía meses que había sido desbaratado. O actúan con bastante lentitud o tienen unos objetivos lamentables, como es fomentar la relación inmigración-delincuencia-inseguridad. Lo que sí es su seguro objetivo es que muchos madrileños se pregunten por qué un medio público deja de ser para todos los madrileños a ser para sólo la mitad de los madrileños.

Que tanto que hablen de seguridad e inseguridad el Conglomerado Conservador, y más especialmente su “líder”, o cabeza de turco, Mariano Rajoy, candidato al estrellazo, cuando él, siendo Ministro del Interior, retiró de las calles miles y miles de policías, siendo tal que Ansuátegui, delegado del gobierno en Madrid en la época Aznar, dijo aquello tan famoso de “quien quiera seguridad que se la pague”. Muy demagógico, los ricos sí pueden pagarse seguridad. ¿Y los que no son ricos? ¡Que no fomenten lo que ellos mismos denuncian!

Avanzamos (o retrocedemos) de las nuevas ocurrencias Esperanza Aguirre a José María Aznar, ya en campaña electoral, puesto que en el congreso de víctimas del terrorismo pidió directamente el voto para Mariano Rajoy, candidato al estrellazo. Notorio es que acuse a Rodríguez Zapatero de mentir en el proceso de paz. ¿Perdón? Que yo sepa, y he seguido todos los días de la tregua todas las noticias relacionadas, que el gobierno siempre defendió que uno de los requisitos era el fin definitivo de la violencia, que el gobierno nunca procedió al acercamiento de presos, como hizo Aznar, que se siguió manteniendo la investigación policial sobre ETA, que se mantuvieron las detenciones y juicios a los etarras. ¿Qué mentiras?

Ya lo dice el dicho, “se cree el ladrón que todos son de su condición”. ¿Recordamos? Memoria histórica: tregua de 1998, apoyo total de la oposición; Prestigue, mentiras; Yak-42, mentiras; armas de destrucción masiva, mentiras; 11-M, mentiras.

Si José María Aznar no ha comprendido aún el por qué de la derrota de la derecha en 2004 es porque ya se dijo “basta ya”. Ya tenemos la experiencia que la derecha pretende ganar las elecciones no por ofrecer un programa más atractivo que el de la izquierda, sino a través de la mentira, del insulto y de tomar el pelo a los españoles.

Un gran dato es que Clara Rojas no haya asistido a este congreso, viendo el sesgo político del que partía, con la ausencia de varias asociaciones autonómicas de víctimas o de otras como las del 11-M. Clara Rojas, para asombro y escarnio de quienes manipulan a las víctimas, defiende el diálogo como uno de los medios para acabar con el terrorismo. ¿Cómo pueden decir que haya sido la peor legislatura para las víctimas? ¡La legislatura de menos víctimas y de mayor número de detenciones! La demagogia barata en temas que atañen a personas que han sufrido tanto, que han perdido a sus seres queridos, es bastante repulsiva. Que les guíe el odio no es bueno, me gustaría saber a quién dirigen ese odio, si al gobierno o a ETA, porque muchos lo dudamos.

Deseadme suerte en mi primer examen.

martes, 22 de enero de 2008

Exámenes


Debido a la cercanía de los exámenes semestrales, me veo obligado muy a mi pesar a reducir mi labor para ofrecer una opinión libre y socialista. Seguramente el deseo de estar al día en los sucesos de la actualidad me pueda llevar a subir alguna nueva entrada.

A partir del 8 de Febrero, cuando haya terminado mis exámenes, el Árbol Socialdemócrata volverá a estar más activo que nunca, siempre y cuando mi tiempo me lo permita.

Un saludo fraternal a todos los lectores.

lunes, 21 de enero de 2008

El renacimiento socialista


El arco político italiano, fragmentado en multitud de partidos a izquierda y derecha y polarizado en dos bloques antagónicos, está moviéndose. La derecha berlusconiana intenta reagruparse en el Partido de la Libertad, pero ni los democristianos de centro ni la ex fascista Alianza Nacional parecen tener mucho empeño en la unidad de la derecha. Por otro lado, la izquierda, agrupada en la coalición L’Unione, parece querer asentarse en tres grandes ramas: los Demócratas de Izquierda y los cristianos progresistas de La Margarita han creado el Partido Democrático, aún de dudosa definición ideológica, una mezcla de socialdemocracia, liberalismo social y humanismo cristiano; la izquierda radical de Federación de los Verdes, Izquierda Democrática, Refundación Comunista y Partido de los Comunistas Italianos está formando una alianza que provisionalmente recibe el nombre de la “Cosa Rossa”; y, por último, el Partido Socialista Italiano ha resurgido de la “diáspora socialista”, como ellos lo llamaban.

Son los Socialistas Democráticos Italianos, Los Socialistas Italianos, Socialismo es Libertad, Democracia y Socialismo, Nuevo Partido Socialista Italiano y La Rosa en el Puño, entre independientes provenientes de otros partidos de la izquierda.

Desde los escándalos de corrupción que minaron la República Italiana y redujeron a las cenizas al Partido Socialista, a otros partidos del pentapartito y a la todopoderosa Democracia Cristiana, la política italiana ha venido bamboleándose entre Berlusconi y Prodi. Divisiones, escisiones, crisis de gobierno… en una palabra: inestabilidad.

Y ya, por fin superada la crisis, de la atomización a la concentración. Todo llama a que el gobierno Prodi no sobrevivirá mucho por las continuas crisis en las mayorías parlamentarias: Mastella, líder de los democristianos de UDEUR, entre otros de su partido, ha sido acusado de corrupción y la salida del gobierno de este partido dificulta la escasa mayoría parlamentaria de izquierdas.

No me atrevería a diagnosticar el resultado de unas futuras elecciones en Italia, no sé a ciencia cierta qué sucedería, si una victoria del centroderecha por el ridículo de las formaciones minoritarias de la izquierda para imponer sus tesis frente a las mayorías, pero también en cierto la contestación que Berlusconi sufre en su propia coalición: el democristiano Casini y el derechista Fini son partidarios del relevo en la cabeza de la coalición. Uno de ellos, casualmente. Rajoy no es el único líder (¿realmente lo es?) de la derecha europea cuyo liderazgo es puesto en duda. ¿Podría triunfar la izquierda? Es posible, máxime con la renovación que supone la fundación del Partido Democrático y la elección como máximo líder de Walter Veltroni, popular alcalde de Roma y muy valorado en toda Italia (como vemos no sólo España tiene un alcalde muy popular en toda la nación, sólo que Veltroni sí goza de la simpatía de su partido). Lo claro es que las siguientes darán una izquierda redefinida: Partido Democrático, Partido Socialista y la alianza radical, más algún pequeño satélite que se resista a la integración. Fragmentación, sí, pero menos.

Y sin embargo no puedo dejar de alabar los sistemas multipartitos. La necesidad de someter a un partido mayoritario o a un candidato al diálogo con otras formaciones y la elaboración del programa común no es otra cosa que el práctico ejercicio de la democracia, y la imposibilidad de la imposición de un único programa político frente al resto de la sociedad. El punto flaco de Italia es su inestabilidad. Cuando hace unos meses visité Roma pude ver la gran proliferación de la propaganda política, y unido al conocimiento de la alta participación electoral podemos suponernos que Italia es un país democrático de gran actividad y relación partidos-ciudadanía. ¡Y ese es un punto importante en cualquier democracia!

Los partidos políticos no son instrumentos monolíticos dirigidos por la dictadura férrea de una cúpula elitista, o, al menos, no es ese el camino a seguir. Los partidos están atados a la sociedad: su comportamiento se mueve en torno a los intereses y ánimos de sus potenciales electores, de las reacciones y opiniones de los sectores mediáticos y del contexto político y económico internacional. Así pues, el sistema democrático de partido es por esencia vivo y plenamente libre. ¿Y el sistema representativo puede tornar participativo? La respuesta es sí, e internet es un arma fabulosa para lograr la participación.

La nueva crisis del capitalismo, ¿cuándo le daremos muerte?


Recientemente los datos económicos mundiales parecen anunciar una próxima crisis a escala mundial. La escandalosa subida del precio del petróleo, la subida de los tipos de interés, el euribor, la inflación, el nulo crecimiento de la economía estadounidense o la entrada abrupta en el mercado mundial energético de India y China, son entre otros las señales de crisis.

Pero, ¿nos sorprende? La verdad es que mucho no. Es la naturaleza del capitalismo: bonanza y crisis.

El capitalismo es por su propia esencia y su pretensión de regulación anárquica sin control alguno mas que uno sólo, la ley de la oferta y la demanda; lleva de por sí a ciclos de crecimiento económico y de crisis periódicas cuando la oferta y la demandan sufren un desajuste importante: la crisis es el remedio capitalista para reajustar ambos baremos. No es culpa, como clama la derecha económica, política y mediática, del Gobierno de España. ¡Dios nos asista si un solo gobierno pudiera destruir toda la economía! Con el de Estados Unidos nos sobra.

¿Tenemos que continuar ya en pleno siglo XXI con un sistema económico que muestra una inoperancia crónica? Los estragos que causan estas crisis: paro, carestía, conflictos, es algo que como personas con conciencia y sentido de la solidaridad nos tienen que llevar las manos a la cabeza. África ya no es que sufra por una crisis: África sufre desde el colonialismo los estragos del capitalismo. En África el hambre, los conflictos y la carestía, por no decir ya añadidos tan terribles como el SIDA, es algo ya crónico. ¿Qué clase de personas somos que no nos plantamos todos, absolutamente todos, frente a las sedes de los gobiernos nacionales y las grandes empresas y exigimos sacar a África de su demente estado?

No sólo África sufre todo lo anteriormente mencionado: la mayoría de sus gobiernos son dictaduras corruptas, muchas sostenidas por Occidente, ese Occidente que se jacta de democracia. Los países africanos se asientan sobre fronteras realizadas por las potencias coloniales en el reparto de África: no son países a la occidental la mayoría de ellos, sino integrados por etnias que se odian a muerte, azuzados por sus caudillos para controlar el poder, y vuelta a los genocidios y a la corrupción, todo amparado por Occidente.

Está claro que el mundo necesita un cambio del sistema económico, y ese es sin duda el socialismo. Nunca jamás el inhibicionismo económico estatal, nunca más la planificación estatal despiadada de la Unión Soviética: libertad económica, libre iniciativa y regulación estatal. En una sencilla palabra: socialdemocracia.

Es la socialdemocracia y la política keynesiana de los años 60, junto a la ayuda americana del plan Marshall, la que salvó a Europa de la destrucción de la II Guerra Mundial y reflotó las economías, encarándolas a una vía social y progresista. Las socialdemocracias y los gobiernos que siguieron las políticas keynesianas, incluso gobiernos conservadores, pudieron llegar a ese desarrollo veloz. La socialdemocracia sueca, que se mantuvo ininterrumpidamente desde los años treinta hasta los años setenta en el poder, pudo desarrollar el Estado del bienestar nórdico. ¡Ése es el horizonte europeo, y mundial! Es el bienestar, no el Estado liberal ni el libertarianismo económico, la vía a seguir. Corresponde a Europa, de economía y gobiernos más sociales y desarrollados que del resto de continentes, liderar esos cambios que lleven a una economía mundial globalizada hacia el desarrollo social.

La iniciativa privada es un pilar básico de la economía socialista, demostrado el fracaso de la planificación para poder adecuarse a la demanda. La protección del pequeño comercio es esencial: el pequeño comercio ofrece una mayor relación dueño-trabajador y comercio-consumidor. El esfuerzo de todos debe dirigirse hacia unas relaciones laborales fluidas y amistosas y a ofrecer al consumidor un producto de buena calidad y justo precio. La existencia de la gran empresa, es, por desgracia, inevitable, para la industria que el pequeño comercio no puede satisfacer. Pero por ello debe tener siempre la vigilancia completa del Estado, que debe velar por el cumplimiento de la calidad y del justo precio para que los derechos del consumidor no se vean agredidos, amén de garantizar la existencia del sindicalismo y de los derechos del trabajador.

Cuestiones como la sanidad, la educación, los ferrocarriles y las pensiones son y deber seguir siempre bajo control estricto del Estado para garantizar su estatus público. Ello no es incompatible con la existencia de la alternativa libre privada, pero nunca sustituyendo al sector público.

Es pues, obvio, que la reforma económica no puede hacerse en un solo país, el “socialismo en un solo país” que propugnaba Stalin es inviable. Primero Europa, por su mayor concienciación social, y extendido al resto del mundo, junto con el ideal de la democracia y la libertad, es el futuro camino a la construcción del verdadero socialismo.

Pero, ¡no es un ideal excluyente! No es de sólo una ideología o de un sector de la sociedad, el ideal socialista es el ideal de la democracia y de la libertad. El afán por el crecimiento económico, el desarrollo sostenible y el enriquecimiento de toda la sociedad sin exclusión son valores que pueden ser sostenidos por un amplio abanico de ideologías.

domingo, 20 de enero de 2008

Sarkozy y la pulverización de la República laica


El 9 de Diciembre 1905 el gobierno Rouvier de la III República Francesa aprobó la Ley de separación de Iglesia y Estado (http://www.voltairenet.org/article10181.html). Su Artículo 1 reza: “La República asegura la libertad de conciencia y garantiza el libre ejercicio de los cultos”. Francia no reconoce un culto propio. Ahí queda la cosa.

Y ahora, año 2008, 102 años de laicidad republicana se ven en peligro por quien debería ser el más firme defensor de los valores republicanos franceses: su Presidente, Nicolás Sarkozy.

"En la transmisión de los valores y en el aprendizaje de la diferencia entre el bien y el mal, el instructor no podrá nunca reemplazar al sacerdote o al pastor, incluso si es importante que se aproxime, porque siempre le faltará la radicalidad del sacrificio de su vida y el carisma de un compromiso basado en la esperanza", dijo en Roma. "Un hombre que cree es un hombre que espera. Y el interés de la República es que haya muchos hombres y mujeres que esperen. La desafección progresiva de las parroquias rurales, el desierto espiritual de las barriadas (...), la penuria de sacerdotes, no ha hecho más felices a los franceses", añadió para propugnar "una laicidad positiva que no considere que las religiones son un peligro, sino una baza". (De El País)

Por no decir, que en Arabia Saudí, teocracia islámica dictatorial donde las haya, alabó su islamismo “moderado”. ¿Cuál es el concepto que separa para él islamismo moderado del radical? ¿La democracia no lo es? Porque hay muchos movimientos políticos musulmanes democráticos, al igual que radicales y anclados en el pasado reaccionario. Y la mayoría de musulmanes de Europa venidos de países musulmanes lo son por la penuria económica y por no soportar más sus dictaduras, sus monarquías teocráticas y sus regímenes fundamentalistas. Muchos de ellos son personas que alaban la democracia europea.

No se ha librado de las críticas de personas como Fabius (ahora parece “líder” de la izquierda del Partido Socialista, cuando en el gobierno fue de lo más liberal) denunció que Sarkozy trata de "imponer sus creencias privadas a la República", y "romper con lo que ha sido la tradición republicana del general De Gaulle a Chirac". El presidente del Constitucional defendió que la ley de la laicidad es un pilar básico de la República, y el centrista Bayrou, católico practicante: "Creía que esta concepción de la religión como distribuidora de esperanza, la que hace que los pueblos se mantengan tranquilos, ya quedaba detrás nuestro".

El punto de Bayrou es importante. Sarkozy no es gaullista, es un bonapartista: la religión es buena para mantener el orden. Napoleón rompió el anticlericalismo de la I República francesa y se reconcilió con Roma para su apoyo a la corona imperial, aparte de controlar a los fieles desde los púlpitos, que hacían proselitismo del régimen imperial. Lo mismo en el II Imperio de su sobrino.

Otra lectura: para Sarkozy ya no se puede confiar en el progreso, como se viene haciendo desde la Ilustración. La ciencia ya no puede mejorar la vida en el planeta, hoy la pone en peligro. La religión es por tanto una vía de esperanza, sólo de esperanza, y dimensión obligatoria del ser humano.

La base del Estado laico es el respeto a todas y cada una de las confesiones de los ciudadanos, sobre las cuales el Estado no puede intervenir más que asegurar las libertades individuales y colectivas. El Estado debe ser ciego ante el origen étnico, la confesión y demás consideraciones del ciudadano: son todos iguales y gozan de los mismos derechos y deberes.

Que el Estado pueda volver a la religión lleva a una pregunta: ¿A cuál? Porque no todas siguen el mismo dogma, valores, o respuestas ante la vida. Ya trata Sarkozy de meter la religión católica en la escuela. La religión es un acto individual y libre de cada ciudadano, que debe elegir libremente sin ser coartado por nadie, y mucho menos del Estado. El Estado laico no busca arrancar la religión de la vida de los ciudadanos, es el garante de la libertad religiosa y del adoctrinamiento, defendiendo valores que pueden ser aceptados por todos los ciudadanos.

La mala educación

No, no voy a hablar de la película de Almodóvar, de la que por cierto no es de las mejores suyas.

Minuto Digital, órgano digital de la extrema derecha, por muy que ellos tengan complejo y no lo digan a la cara, no es difícil conocer al detalle su ideología con los temas que tratan: homofobia, catolicismo reaccionario, nacionalismo español, xenofobia y la proliferación de mentiras sobre cualquier tema (la izquierda es asesina, los homosexuales son unos degenerados, los inmigrantes unos delicuentes).

Se definen “derecha social”, y sin embargo apoyan entre otros al sector duro del partido conservador, que es el liberalismo económico más rancio y antiguo.

No hay problema alguno en su existencia, al revés, que exista en un buen aliciente para la existencia de la alternativa progresista, para evitar que la sociedad se pueda dejar engañar por ellos. Si tan extremistas son, que lo digan a la cara, no pasa nada, España es un país donde la libertad de expresión se puede ejercer sin miedo alguno, cosa que con el dictador, que ellos defienden pese a hacer caza de brujas de antiguos franquistas en el espectro del progresismo, no se podía hacer. Que digan lo que son, yo les aplaudo si salen de su armario.

Y es que, ellos, que tanto hablan de la democracia y de la libertad, parece más bien que su actuación cae bajo la misma perversión que hace el nacionalismo periférico más radical: la democracia y la libertad sólo valen cuando la ejercemos nosotros, los demás no pueden. Eso se llama perversión de la democracia.

No les gusta que personas de izquierda puedan comentar con educación en sus foros, haciendo oír su punto de vista. Pero, ¿no estaban en contra del pensamiento único? Entonces deberían estar dichosos de la proliferación de comentarios plurales. ¿O es que tienen miedo de que sus tesis caigan una y otra vez por comentarios de personas progresistas?

En la noticia http://www.minutodigital.com/actualidad/2008/01/18/militares-desnudos-contra-el-sida/ este diario registra como un acto sacrílego o blasfemo la aparición de dos militares desnudos sobre lo que parece la bandera rojigualda. Y para hacer valer una opinión, comenté:

Javier el 19th Enero, 2008 1:04
La verdad es que este diario cada día pone noticias de las menos relevantes. ¿O quizá considera este diario relevante hacer de una pseudonoticia una alusión a la homofobia? La única cosa relevante y buena es que contribuyan a luchar contra el SIDA, y que haya militares así, dando la cara.

Y ante lo cual, parece ser que debió molestar en exceso al administrador del foro, no sé por qué, y me criticó:

JAVIER, SI LE MOLESTA NO NOS LEA. DEBE SER USTED MASOCA. NO LE GUSTA EL PERIÓDICO PERO NO HACE MAS QUE DEJAR MENSAJES Y LEER NUESTRAS NOTICIAS…. ¡QUÉ RAROS SON USTEDES LOS SOCIATAS!
ADMIN

A lo mejor hay quien sólo guste de leer un único diario, sea impreso o digital, pero la verdad es que eso no hace más que hacerte caer en la línea ideológica de un solo diario, y te impide desarrollar un criterio propio. La lectura de diversos diarios, de todas las ideologías, es el ejercicio más sano para el desarrollo de la mente y de la crítica. Por no decir que eso tumba completamente cualquier pensamiento único.

Y por ello, que considero el comentario del administrador cuanto menos no acorde con la realidad, repliqué:

Javier el 20th Enero, 2008 1:08
Al señor administrador:
¿se me permitirá al menos ejercer mi derecho constitucional a poder expresar mi opinión libre, respetuosa y democráticamente? Si mi opinión no coincide con la línea oficial del diario, qué le vamos a hacer, pero aquí pensamientos únicos, ninguno. Gracias

Parece que, por desgracia, sí hay un pensamiento único. No en la izquierda, como clama la derecha. Sí en ellos, la verdad es que si no replican a mis críticas será porque no les salen argumentos. Si los tienes genial si los ponen, el debate se enriquece:

francisco a. el 20th Enero, 2008 2:24
Es muy fácil de resolver.A esos dos idiotas que los expulsen del Ejército, y que les dé de comer Zapatero con el canon digital.Y al tal Javier, SI puedes expresar tu opinión, como yo. Pero si faltas al respeto y te cascan, te jodes y bailas, que a la mayoría de nosotros cuando queremos comentar en EL PAIS, NOS CENSURAN Y NI LO PUBLICAN.A ver si tiráis ya el embudo de una vez, que se os ve el plumero, “demócratas”.

Y mi réplica:

Javier el 20th Enero, 2008 13:56
Al tal francisco, dime cuando he faltado al respeto. Si te censuran en El País, quéjate a su dirección, a mí también me han censurado dos veces en este diario, y he elevado la oportuna protesta, y para que la constancia quede, tal hecho está registrado en otra página en internet

Yo es que sigo pensando y pensando, dónde he faltado yo al respeto. Cualquiera que vea la noticia y los comentarios, podrá ver faltas y faltas al respeto y la demostración de la nula educación que muchos pueden tener, y que, por ética, ni me atrevo a transcribir aquí. “Demócratas”, dice el último comentario. ¿Creerán que sólo en la izquierda hay personas democráticas? Dios nos libre si en la derecha no hay personas democráticas, que las hay, gracias a Dios.

Si algo que hay que pensar es en tener la esperanza de que estas personas puedan llegar a albergar un criterio propio y aceptar para sí mismos la democracia e integrarse en ella. Todo lo contrario será caer en su mismo juego y trampas.

Si, como en otras ocasiones, ese diario censura mi opinión, no por ello cesaré de hacer oír una voz progresista, por mucho que se pueda hallar en minoría o por muchos insultos que reciba. Pero aquí, en el Árbol Socialdemócrata, están registrados estos hechos, para que la censura nunca más vuelva. Aquí, al contrario, la expresión es libre, prueba de ello que nunca he censurado un comentario por muy ultra que haya sido, y todos han tenido su respuesta educada y argumentada.

viernes, 18 de enero de 2008

La nación española y la verdadera izquierda patriótica

Por si aún cabe preguntarnos quién manda en el Partido Popular, José María Aznar vuelve a ser protagonista político. Sus palabras son las que marcan el discurso conservador y reaccionario del partido de la derecha. Rajoy, desaparecido.

Obviamente no voy a negar la posibilidad de que Aznar pueda manifestar su parecer sobre el tema que considere. Sólo voy a criticar libremente el contenido de su manifestación libre.
(La noticia:
http://www.publico.es/038585/aznar/acusa/gobierno/dirigentes/izquierda/mas/ultras/europa)

Y es que según Aznar el gobierno socialista español es el más ultra de Europa y ha tachado a la izquierda en general de no creer en la nación. La izquierda es descreída, el concepto de nación está siendo discutido, entre otras lindezas.

Voy a escribir la opinión de un rey español, pero venido del extranjero, sobre los españoles. Ese rey era Amadeo I de Saboya, el que fue antes que Juan Carlos I el primer rey democrático, el primer rey acatador puro de una Constitución democrática:

España vive en constante lucha, viendo cada día más lejana la era de paz y de ventura que tan ardientemente anhelo. Si fueran extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados tan valientes como sufridos, sería el primer en combatirlos; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males de la nación son españoles; todos invocan el dulce nombre de la patria; todos pelean y se agitan por su bien.

Lo que dijo hace casi 140 años tiene su plena vigencia incluso hoy, tristemente.

Aznar, con su mesianismo político de falso profeta, se erige en un paladín de la nación que lucha por ella creyéndola rodeada de enemigos: esos enemigos son el resto, el que piensa diferente. Acabo de dar una definición del nacionalismo más reaccionario.

Nadie puede amar la nación, menos él y acólitos. El resto son ultras, menos él y acólitos. Él es el depositario único de la realidad sobre la nación. Un falso profeta, como he dicho.

Porque la realidad es que la izquierda española ama a España con todo su corazón. España no es sólo un territorio, una historia, una bandera, un himno. Eso es más propio del nacionalismo reaccionario, valga la redundancia.

España, como nación, es la agrupación libre de personas, que desean vivir con libertad y en paz, bajo una estructura democrática, y con un Estado que proporcione bienestar y proteja esos valores. Bandera, himnos, son accesorios, inventos, y como tales pueden ser cualquiera. ¡Cuántas banderas ha tenido este país, desde la cruz de Borgoña hasta la tricolor pasando por la rojigualda! ¡Cuántos himnos, de la marcha real al de Riego! ¡Cuántos sabrán de los orígenes militares de banderas e himnos, no de viejas historias!

Si el señor Aznar, y acólitos, tienen su propia idea de la nación, allá ellos, es libre. Al resto, que creemos en la nación democrática, que nos respeten nuestro patriotismo sincero.

No es la principal preocupación de la izquierda la nación. La preocupación de la izquierda es el bienestar material de los ciudadanos de la nación, la proclamación de la justicia social, la defensa de los más desfavorecidos y la promoción de todos los individuos para que puedan gozar de oportunidades que les saquen de cualquier mala situación, son los verdaderos motivos de existencia de la izquierda, y es el más sincero patriotismo. El republicanismo cívico. Somos patrióticos, porque la nación sólo será grande, cuando las preocupaciones de la izquierda se vean satisfechas. La nación caerá, cuando decaiga en el único amor a una bandera inventada, a un himno inventado y a una historia inventada.

¡Ojalá la derecha abra los ojos y se una a este proyecto sincero! Pero por propia naturaleza de la derecha española, quizás sea cavar su propia tumba, para definir a una nueva derecha, que, de momento, sólo nos cabe hacer utopías. Y eso es muy triste.

jueves, 17 de enero de 2008

El rehén del Conglomerado Conservador (II)

Lamento tener que repetir título, pero no puedo ser más preciso, y reafirmar mis teorías del 19 de Diciembre: Rajoy es y será rehén del Conglomerado Conservador.

La exclusión de Ruiz-Gallardón de las listas electorales de Madrid del Partido Popular ha sido el golpe en la mesa de Esperanza Aguirre, y a través de ella del brazo mediático del Conglomerado: la COPE y el sector ideológico de la derecha más duro y crítico ante cualquier persona que muestre el más leve comportamiento de centrismo y moderación. Y digo comportamiento porque Gallardón no es centrista por convicción sino por estrategia política: los madrileños sabemos que gestos y actos no son lo mismo.

Que Rajoy quería contar con el tirón electoral que da Gallardón, no solo en Madrid sino en el resto de España por su alta valoración, es cierto. Pero, ¿lo ha incluido? Estamos viendo que no. ¿Por qué? ¿No es el líder de un partido centralista y presidencialista, y por ende, él, que es Presidente del partido, es quien manda? Esto último es mero pensamiento utópico.

Cuando en 2003 el Dedo, porque hay que ponerlo en mayúscula, de Aznar designó a Rajoy candidato a sucederle en la Moncloa, el Dedo no desapareció tras la gran derrota conservadora en 2004. Rajoy no se consolidó como líder indiscutible y el Dedo permaneció. Aznar permaneció, y todo lo que él decía todo el Partido Popular lo asumía, mal que le pareciera a Rajoy. Y en toda esta legislatura hemos asistido a la falta de impronta propia de Rajoy en el partido. Que no descarto también que pueda liderar efectivamente el partido, pero eso supondría que decir una cosa un día y al siguiente otra contraria sería síntoma de trastorno bipolar grave.

Y estos días, es el ejemplo tropecientos de la falta de mando. Que quiera que Zaplana encabece Valencia, y Camps se niegue y se ofrezca a cambio en vez de haber dicho que sí y bajado la cabeza como partido centralista presidencialista que es el conservador, ya es una derrota. Que quiera que Gallardón le acompañe en la lista de Madrid y que Aguirre le diga que no y que como Camps se ofrezca a dimitir e ir en las listas es la segunda derrota. Ni Zaplana en Valencia ni Gallardón en Madrid, Rajoy se arruga y no impone su criterio.

Que el criterio que se quiera dar de los estatutos conservadores de impedir ser alcalde y diputado a la vez no es válido: los alcaldes conservadores de Burgos, Oviedo, Don Benito, Tomelloso, Cádiz y Cartagena están en las listas, e independientemente de lo bien o mal que lo hagan no tienen la proyección nacional que tiene Gallardón. Y es de suponer que el partido conservador tiene mentalidad de ganar las elecciones (sólo de suponer, porque ni yo mismo me lo creo) y reunir en sus listas a sus afiliados de mayor notoriedad.

Que Rajoy salga el día siguiente a defenderse, a proclamar su independencia, aparte de darnos una bonita lección de separar españoles de compatriotas (¿cuáles son los compatriotas de Rajoy entonces?), es intentar convencer a las paredes. La realidad es que su autoridad se ha puesto en entredicho por Camps y Aguirre, algo que con Aznar jamás hubiera ocurrido. ¿Con qué credibilidad se presenta Rajoy ante el electorado? Suponemos que se presenta para intentar ganar. Pero, ¿qué garantías ofrece a su electorado y por extensión al resto de españoles de que él efectivamente gobernará en su Gobierno? ¿O por el contrario se vería condicionado a diversos grupos de presión? Grupos de presión de dentro y de fuera de su partido, es decir, del Conglomerado Conservador. Del sector económico de la gran empresa por la inclusión de Pizarro; de los sectores radicales de su partido por ceder ante Aguirre y Camps; del sector mediático por dejarse influir de la COPE, el Mundo, la Razón y los contertulios reaccionarios; y por último del sector reivindicativo de la derecha en la calle, tremendamente reaccionario y jaleados por el sector mediático. Aquí el menor atisbo de centro derecha ha sido barrido por la radicalidad y la regresión. El partido se resquebraja y se purga.

No sería el Gobierno de Rajoy, sería el gobierno de la regresión. Porque aunque Rajoy haya expresado su voluntad de querer respetar la legislación socialista ya nos ha vuelto a demostrar que no tiene fuerza para imponer su criterio.

Ante esto sólo queda afirmar una cosa: el Partido Socialista no cuenta con una alternativa seria con la que competir. No sólo por ofrecer su labor en la legislatura 2004-2008 sino por ausencia del competidor, sabedor de derrota y ya pensando los distintos barones del partido en apartar a Rajoy, para competir cada uno desde su parcela de poder partidario para controlar los despojos que quedan del partido conservador. Porque al igual que la UCD se resquebrajó en los años 1981-1982 por agotamiento del proyecto y el fin del liderazgo de Suárez cada barón se fue del barco que se hacía aguas por todos lados, aquí el efecto es que mientras ninguno se va porque no tenían un partido detrás como los de UCD, estos van a provocar su ruina por su lucha descarnada para hacerse con el partido, y en el momento que uno lo haga los demás dirán hasta aquí hemos llegado. Y sus votantes, igual. Y no tienen más opciones: la unidad del centroderecha ha sido su virtud y su ruina, eliminando cualquier competidor en su propio campo.

Y Gallardón, que quería y admitía querer estar en las listas, fuera cual fuera su intención y ambición final, se ha visto derrotado y puesto en ridículo por Aguirre y traicionado por Rajoy. Y ante un partido que no le quiere, sólo le queda el honor: el honor de irse y dejar que con su pan se lo coman.

lunes, 14 de enero de 2008

El Senado inútil


Hoy ha dado fin la VIII legislatura de la España democrática. Ha sido una legislatura rica en los avances sociales, en el crecimiento económico, en la política progresista y en una crispación agobiante y exasperante.

De todas las promesas del Partido Socialista, la mayoría de las cuales se han llevado a cabo, hay una que ha sido un aborto antes de nacer: la reforma constitucional.

La labor de oposición destructiva del Partido Popular ha llevado a ser imposible el entendimiento institucional gobierno-oposición. ¡Leal oposición de su Majestad se llama la oposición, cualquiera que sea, en el Reino Unido!

En el paquete de reformas constitucionales había cuestiones fácilmente consensuables y aceptables por ambos grandes partidos: reforma de la sucesión al Trono para eliminar la preeminencia del varón, las referencias a la Constitución europea, a las Comunidades Autónomas, la denominación de las nacionalidades y la reforma del Senado.

Ante la reforma referente a la Corona desde el punto de vista favorable a la igualdad total entre sexos se puede compartir, pero como republicano el resultado es un “no se puede votar nada que mejore la monarquía”. Personalmente me alegro de este aborto de reforma, ante la posibilidad de tener que votar sí o no a una cuestión referente de la monarquía sin poder cuestionar libremente la necesidad de que sobreviva esta institución hereditaria. No deseo que la capacidad de ser Jefe de Estado recaiga sobre un o una Borbón: quiero que recaiga sobre una persona libremente elegida a través de la soberanía popular. Que el pueblo soberano elija libremente a quien es el representante de toda la nación. El resto de reformas son meramente técnicas y que nada sustancial aportan.

La del Senado la veo una proposición interesante en tanto que intenta dar al Senado de un papel con más contenido dentro de los organismos del Estado.

La intención del Gobierno era convertirlo en una cámara de poder más territorial dando cabida a los diversos gobiernos regionales.

Las funciones que ostenta el Senado son (fuente: Wikipedia, http://es.wikipedia.org/wiki/Senado_de_Espa%C3%B1a):

- Ejerce en concurrencia con el Congreso de los Diputados la representación del pueblo español, la potestad legislativa, la función presupuestaria y el control de la acción del Gobierno.

- Ejerce con carácter subordinado la potestad legislativa, pudiendo tomar en consideración proposiciones de Ley y remitirlas al Congreso de los Diputados o enmendar o vetar los proyectos y proposiciones procedentes de éste, que siempre puede rechazar las enmiendas o vetos por mayoría absoluta tras su reenvío por el Senado o por mayoría simple dos meses después de dicho reenvío.

- Ejerce con exclusividad las funciones de propuesta al Rey del nombramiento de 4 Magistrados del Tribunal Constitucional y de propuesta al Rey del nombramiento de 6 Vocales del Consejo General del Poder Judicial, así como la potestad de autorizar al Gobierno a intervenir en las Comunidades Autónomas.

- El Senado controla la acción del Gobierno mediante interpelaciones y preguntas, que cualquiera de sus miembros puede plantear al Gobierno y que pueden dar origen a una moción en la que la Cámara manifieste su posición.

- En cualquier caso su función de control político está subordinada al Congreso de los Diputados, único ante el que el Gobierno responde de su gestión.

- El Senado tiene la iniciativa legislativa, junto con el Congreso de los Diputados y con el Gobierno.

- El Senado tramita proyectos de Ley, es decir, iniciativas remitidas por el Gobierno al Congreso de los Diputados y ya aprobadas por éste, y proposiciones de Ley, esto es, iniciativas remitidas por el Congreso de Diputados u originadas en el propio Senado. En todos los casos puede introducir enmiendas en los respectivos textos.

- La Constitución reconoce al Senado un papel preeminente en la consideración de la necesidad de que el Estado armonice disposiciones generales de las Comunidades Autónomas y en la autorización de los Convenios de Cooperación entre Comunidades Autónomas, pero en caso de desacuerdo el Congreso de los Diputados tiene la última palabra, pudiendo imponer su criterio por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros.

- Únicamente en un caso el Senado tiene una potestad plena y exclusiva, sin posibilidad de intervención alguna del Congreso de los Diputados: cuando una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras Leyes le impongan o actúe de forma gravemente contraria al interés general de España, el Gobierno puede requerir a su Presidente para que cese en tal actitud y si dicho requerimiento no fuera atendido, puede solicitar la autorización del Senado para imponer las medidas necesarias a fin de asegurar el cumplimiento de las mencionadas obligaciones o proteger el interés general de España.

- La autorización del Senado tiene que ser aprobada por mayoría absoluta del mismo y puede incluir condiciones y limitaciones, y además faculta automáticamente al Gobierno para impartir instrucciones obligatorias a todas las autoridades de todas las Comunidades Autónomas.

Pese a sus importantes competencias, la labor del Senado escapa de la opinión pública por su baja notoriedad, dando la impresión de ser una cámara sin sentido y vacía de contenido. Y son motivos justificados.

Si la mayoría de ambas cámaras coincide, como suele ser habitual, la mayoría del Senado es la repetición cual loro de la mayoría del Congreso. En esta legislatura que toca a su fin, la distribución geográfica del voto y el sistema electoral para el Senado, de igual número de senadores por cada provincia y por sistema mayoritario ha llevado a: el Partido Popular ha vencido en más provincias y el bipartidismo ha llevado a la victoria de los senadores de su lista y ha dejado el senador de la minoría al Partido Socialista, así llevándose el 75% de los senadores de las provincias donde gana. El PSOE, otro tanto en sus provincias ganadores y sólo en las provincias donde hay más variedad de partidos y más igualados como Euskadi, Cataluña o Canarias ha llevado a una mayor pluralidad de senadores. Así, el partido perdedor de las elecciones se ha llevado casi la mitad del Senado. Sólo gracias a eso el Senado ha obtenido notoriedad mediática, al lograr el Partido Popular vetar en ocasiones los Presupuestos o ciertas leyes como la de matrimonios del mismo sexo. Pero, ¿el veto del Senado es relevante? Podemos decir que no. En Reino Unido hasta 1911 la Cámara de los Lores podía vetar irrevocablemente cualquier medida adoptada por los Comunes. Aquí tampoco es ya así. Basta que la mayoría del Congreso levante los vetos y apruebe sin más contemplaciones las leyes: el camino del Senado se vuelve así una pataleta sin efecto y pérdida de tiempo para aplicar las leyes. Es decir, hace perder más el tiempo que facilitar la labor parlamentaria.

Ante la realidad que causa el Senado, cada vez veo más claro su clara incapacidad para aportar nada bueno a la vida política española. ¿Voz de las autonomías? Si el Senado torna en cámara federal al estilo del Bundesrat alemán, acabará creándose un posible contrapoder que obstaculice y paralice la labor gubernativa, como en época de Schröder teniendo a la mayoría del Bundesrat en contra por tener los democristianos el control de varios lander. Al final llega a crearse el Senado más que la voz de las distintas regiones la unión de las aspiraciones de varias regiones por disciplina del partido de turno que gobierne la región o la reclamación de ciertos derechos históricos anteriores a 1714 o 1878 (fin de la Generalitat y de fueros vascos, respectivamente). Una vez más, la voz del ciudadano acallada por la voz de gobiernos de mente fija en su interés propio por mantenerse en el poder a través del victimismo político y la confrontación. ¿Y un estilo Cámara de los Lores? Convertimos al Senado en una cámara superior judicial de jueces, miembros vitalicios, miembros nombrados por partidos… un conglomerado heterogéneo que ni la misma sociedad británica entiende ya.

La perspectiva histórica de la existencia del Senado como segunda cámara en la etapa histórica liberal ha sido prácticamente siempre como elemento conservador de contrapeso a la posibilidad de reformas radicales surgidas de la cámara de elección popular: el Senado ha sido en su origen el reducto de la oligarquía y los viejos grupos privilegiados. Y en España la historia es exactamente idéntica. Los regímenes construidos de 1812, 1869 y 1931 han sido en su momento histórico los de mayor impronta reformista y progresista de España, y todos ellos unicamerales: la existencia de una sola cámara garantiza un poder parlamentario sin cortapisas de un contrapeso conservador, una garantía de aplicación de las leyes tal y como surgen de los representantes de la soberanía popular. La existencia del Senado fue ya creada bajo el Estatuto Real y mantenida bajo el reinado de Isabel II y la Restauración, tales regímenes tenían un profundo sesgo conservador en prácticamente todo su período, pues las experiencias progresistas fueron más bien breves, y de la labor del Partido Liberal de la Restauración, de la labor caciquil de ese sistema prefiero no mencionarlo por pervertidor de la voluntad popular. En el bienio radical-cedista de la II República Lerroux junto con la CEDA tenía un proyecto de reforma constitucional para darle un sesgo más conservador y corporativista e incluir un Senado que actuara de choque al Congreso.

Personalmente me siento indiferente hacia la existencia o no del Senado. Pero si se mantiene como elemento obstaculizador al funcionamiento de los organismos de gobierno la mejor reforma constitucional es sentenciar su ineficacia, su desaparición y la adquisición de sus competencias por parte del Congreso. Y, si en el futuro España se dota de la República como forma de gobierno, es más preferible el sistema unicameral, aunque la República sea de talante federal.

domingo, 13 de enero de 2008

La necesidad del partidismo serio

¡Y siguen las reclamaciones de reforma de la ley electoral! El argumento es el mismo: los partidos nacionalistas tienen un poder sobrerrepresentado y son la llave de las mayorías.

La realidad es simple: el sistema electoral está elaborado para favorecer a los partidos más votados en detrimento de los pequeños; así, Partido Socialista y Partido Popular tienen un poder mayor que el que por votos les corresponde, Izquierda Unida aunque sea la tercera fuerza política de España tiene el voto disperso por toda la geografía española de alrededor el 5% del voto, y en muchos distritos electorales no le es suficiente por bajo número de escaños, los partidos nacionalistas al tener el voto concentrado en sus pocas provincias y ser de los partidos mayoritarios en ellas se ven representados, ¡casualmente son los que tienen una proporción de escaños prácticamente exacta a su proporción de votos!

Muy fácil:
PSOE 42,59% de votos 46,82% de escaños (+4,27%)
PP 37,71% de votos 42,29% de escaños (+4,58%)
CiU 3,23% de votos 2,86% de escaños (-0,37%)
ERC 2,52% de votos 2,29% de escaños (-0,23%)
PNV 1,63% de votos 2% de escaños (+0,37%)
IU 4,96 % de votos 1,43% de escaños (-3,53%)
CC 0,91% de votos 0,86% de escaños (-0,05%)
BNG 0,81 de votos 0,57% de escaños (-0,24%)
CHA 0,36% de votos 0,29% de escaños (-0,07%)
EA 0,31% de votos 0,29% de escaños (-0,02%)
NaBai 0,24% de votos 0,29% de escaños (+0,05%)

Sumando los votos de los partidos nacionalistas y regionalistas obtenemos 10,01% de votos y 9,45% de escaños, con una diferencia de -0,56%. ¿Sobrerrepresentación?

El principio electoral es que no existe el sistema electoral perfecto. El más justo podemos decir que es el proporcional, pero si ningún partido alcanza el 50% de los votos es justo que no exista mayoría absoluta, que es lo que los partidos mayoritarios desearían. El sistema griego es proporcional pero otorga la mayoría absoluta al partido con más votos al superar el 41,5% de los votos. No está mal, pero impide al resto de partidos poder ser partícipes de gobierno.

Rajoy, el (creemos que) “líder” del Conglomerado Conservador, propuso en una de sus pataletas por perder el gobierno de Galicia que el sistema permitiera gobernar al partido más votado, y Fraga le dio forma en el sistema británico, consistente en pequeños distritos de un diputado bajo el sistema First-Past-The-Post (el ganador es el más votado), de una sola vuelta.

En la página web http://www.game-point.net/misc/election2005/ hacen un análisis de ese sistema. Los gráficos son los siguientes:

Inglaterra:
Labour 35,4% de votos 54,1% de escaños (+18,7)
Conservative 35,7% de votos 36,7% de escaños (+1%)
Lib Dem 22,9% de votos 8,9% de escaños (-14%)
RESPECT 0,3% de votos 0,2% de escaños (-0,1%)
IKHH 0,1% de votos 0,2% de escaños (+0,1%)

Escocia:

Labour 39,5% de votos 69,5% de escaños (+30%)
Lib Dem 22,6% de votos 18,6% de escaños (-4%)
SNP 17,7% de votos 10,2% de escaños (-7,5%)
Conservative 15,8% de votos 1,7% de escaños (-14,1%)

Gales:

Labour 42,7% de votos 72,5% de escaños (+29,8%)
Lib Dem 18,4% de votos 10% de escaños (-8,4%)
Conservative 21,4% de votos 7,5% de escaños (-13,9%)
Plaid Cymru 12,6% de votos 7,5 de escaños (-5,1%)
Peter Law 1,5% de votos 2,5% de escaños (+1%)

General en Gran Bretaña:

Labour 35,3% 55,2% +19,9%
Conservative 32,3% 30,7% -1,6%
Lib Dem 22,1% 9,6% -12,5%
UKIP 2,2% 0% -2,2%
SNP 1,5% 0,9% -0,6%
Green 1% 0% -1%
BNP 0,7% 0% -0,7%
Plaid Cymru 0,6% 0,5% -0,1%
RESPECT 0,3% 0,2% -0,1%
IKHH 0,1% 0,2% +0,1%
Peter Law 0,1% 0,2% +0,1%

Aquí lo que tenemos es una enorme sobrerrepresentación del partido más votado. Y ni siquiera ser el partido más votado permite una fuerte mayoría: en 1951 el Labour Party obtuvo el 48% de los votos frente al 44% de los conservadores, y por el contrario tuvo 7 diputados menos, y por ello fue el conservador Churchill quien formó gobierno por tener mayoría en la Cámara de los Comunes. (Quizás en esto fue lo que pensó Rajoy al decir que el Partido Popular puede gobernar con más escaños aunque pierda en votos).

Y hay muchos ejemplos más de sistemas electorales: el francés, el alemán, el italiano, los del Benelux.

Alemania es un buen caso de sistema proporcional. Prácticamente ningún partido ha obtenido mayoría absoluta desde el establecimiento de la República Federal en 1949, y, sin embargo, ha sido todo un ejemplo de estabilidad. Suecia ha conocido alguna mayoría absoluta de los socialdemócratas, aunque generalmente hayan gobernado con los comunistas y sus herederos, y su alternativa, el conglomerado de partidos conservadores, liberales y democristianos ha tenido también su cierta estabilidad.
¿Por qué?

Porque son partidos que tienen seriedad y capacidad de ser gobierno. La Alianza90/Los Verdes y el Partido Liberal alemanes son partidos que han demostrado capacidad y seriedad cuando han participado como socios minoritarios de los gobiernos alemanes. El Partido Moderado, el Partido del Centro, el Partido Liberal y el Partido Cristiano Demócrata suecos, de los cuales ninguno supera en votos al Partido Socialdemócrata sueco, son capaces de pactar un programa común, y, al ganar al bloque de izquierdas, ser capaces de gobernar de manera responsable (sin entrar en su labor de gobierno que no parece ser muy buena, por conocimiento de la actualidad y del pasado, al no mantenerse prácticamente más allá de una sola legislatura).

En España más allá de Partido Popular y del Partido Socialista (y del Partido Popular me guardo mis dudas), pocos de los otros partidos pueden ser serios para participar del gobierno, ni siquiera CiU. Son partidos nacionalistas y regionalistas, y sólo con su región en su mente y en cuánto dinero se les destina. Izquierda Unida tiene en su mente exigir cuanto más mejor (el escandaloso ejemplo de Leganés y el ridículo que hizo vivir a la izquierda por exigir más de lo que por su peso le corresponde) y la imposición de su programa y poco de llegar a un pacto programático. Pero ellos se consideran la única izquierda (sería una pesadilla para España si la izquierda fuera sólo eso), y al Partido Socialista como adversario a derrotar, ¡y no a la derecha! Cualquiera pensaría qué tipo de izquierda es IU torpedeando en cada oportunidad que tiene de impedir victorias o gobiernos de izquierda con su actitud, porque la reacción es el gobierno de la derecha, y traicionar al ciudadano de izquierda.

UPyD ha nacido hace poco. Primero de todo la duda de que consiga apenas un escaño y de que sobreviva, por no decir la verdadera ideología que esconde tras de sí. ¿Puede ser un partido serio? ¿O, por el contrario, caerá en los usos de esos mismos partidos nacionalistas que dice querer combatir, viendo a ver qué partido le ofrece más o menos si puede ser clave de mayorías? En realidad su no-nacionalismo parece más bien ocultar un nacionalismo español un poco excluyente. España es una nación democrática, desarrollada, ricamente plural y libre, surgida de una historia convulsa. ¿Nace España con los romanos? ¿Con los visigodos? ¿Cuándo se puede hablar de la España propiamente dicha, 1492, 1519, 1714, 1808? Muchas fechas, muchos acontecimientos, muchos surgimientos de reinos (que no naciones), muchas uniones… Dudo que antes de los acontecimientos liberales se pueda hablar de naciones modernas, de conciencias nacionales en un mundo donde los reinos eran patrimonio personal de los monarcas. No hay más que ver el devenir histórico de Navarra, de León o de Aragón, y ninguna de ellas tenía una conciencia nacional propia (es más, todas tenían claro que pertenecían al mismo ámbito geográfico y político, la vieja Hispania). Ni siquiera con los romanos Hispania era solo Hispania: el bajo imperio dio una denominación a todas esas provincias: la Diocesis Hispaniarum (diócesis de las Hispanias), por su claro carácter plural de sus diversas poblaciones. Diócesis de la que, por cierto, participaba la Mauritania Tingitana (el norte de África), de ahí los intereses de las monarquías ibéricas de controlar ese territorio (¿os suena? Ceuta, Melilla, colonia española de Marruecos, Perejil…)

Bueno, finalicemos ese apunte histórico para continuar con el tema principal. El nacionalismo no debe ser derrotado por la manipulación al antojo de unos del sistema electoral. ¿Va a verse privados de representación en el Parlamento nacional el 40% de vascos que dan su voto a partidos nacionalistas? ¿Tendremos que sufrir el paradójico sistema electoral canario, que sólo da representación a quien obtiene un mínimo en TODAS las islas, y privar al Partido de Independientes de Lanzarote, con un 22% del voto, a no tener nada, frente a Coalición Canaria y Partido Popular, con menos votos que ese partido en Lanzarote, y sin embargo sí tienen representantes por Lanzarote?

El nacionalismo no se puede derrotar por maniobras torticeras, es la manifestación de la derrota ideológica frente a esa ideología egoísta y desfasada: al nacionalismo, igual que al conservadurismo liberal, se le derrota mediante la palabra, mediante la capacidad de ofrecer un programa mejor, abierto a todo el mundo, lleno de valores y hechos como la justicia social, la necesidad de construir el Estado de Bienestar, la solidaridad territorial, el europeísmo y la construcción europea… eso sí levanta de verdad una verdadera nación de libertad, y no una bandera, un himno, una historia pasada. Los Reyes Católicos hace mucho que murieron, retrotraernos a un supuesto pasado glorioso no es más que contar un bonito cuento. Pero los cuentos, se cuentan antes de irse a dormir.

Si España quiere, España puede. España puede partidos serios, España puede un sistema pluripartidista serio y estable. Eso o próximamente acabarán derrumbándose las terceras opciones y se configurará un sistema bipartidista: izquierda o derecha, Partido Socialista o Partido Popular. No habrá más, no habrá pactos de gobierno, no habrá alternativas de contrapeso. Un bipartidismo a la americana, con todo lo que conlleva: en Estados Unidos la participación electoral es irrisoria, si llega al 50% lo califican de milagro. ¿Y aquí? Aquí ya acusaron al Estatuto catalán de poco democrático al ser votado con una participación parecida. Y son los mismos que tienen a Estados Unidos de paraíso ideal.

Yo miro a Europa, miro a Alemania y a Suecia, entre otros.

domingo, 6 de enero de 2008

Esperanza Aguirre, o cómo distinguir los ataques o no al Rey (según el color político)


Esperanza Aguirre nos dice ahora que los ataques al Rey son ataques a España. ¿Quiere decir que cuándo Jiménez Losantos y su cuadrilla mediática lo atacaron, lo hicieron contra España? Por desgracia no. Pero resulta que cuando conviene se pone patriótica y ya que estamos en el bicentenario del 2 de Mayo, donde “todas las clases sociales se levantaron contra el invasor” (según dice ella, pero yo creo que más bien fue el pueblo llano, la oligarquía, al igual que en la invasión musulmana, no tardó en aliarse rápidamente por el mantenimiento de propiedades y privilegios, y a los hechos históricos me remito, para dudar que la aristocracia fuera carne de cañón o de bayonetas francesas). Y para más inri, para ser la más patriota, una nueva alegoría de España, pero sustituyendo la bandera española republicana por la española rojigualda y ella envuelta en ella. Entonces, ¡no se puede criticar al Rey! Podemos pecar de antipatriotas, de atacar a la madre patria. ¡Dios nos libre! O conmigo, o contra mí, es el nuevo (y no tan nuevo) totalitarismo dialéctico.

Pero, si para ella el ejercicio de Losantos no es atacar al Rey, ¿qué lo será? ¿Ser republicanos?

Que Aguirre no se preocupe en su nuevo cometido de inquisidora general del reino, puesto que al republicanismo no le hace falta atacar al Rey, al que personalmente le guardo un afecto porque él ha demostrado a lo largo de su estancia en el trono de un talante reconciliador, aperturista y progresista, y la República, que no es el Mesías, llegará, puesto que la sociedad española está preparada democráticamente. Y parafraseando las historias de Astérix: ¿Todos? No, un pequeño reducto se resiste ahora (y esperemos que no siempre).

Patriotas de hojalata, ya lo dijo Zapatero. Patriotas de quita y pon, diría yo.

jueves, 3 de enero de 2008

Isabel San Sebastián insulta impunemente, pero a ella, no se la puede tocar

Que nadie se engañe, y vea por sus propios ojos

Reproduzco el artículo 155 para que la gente sepa de una vez por todas que la Constitución no habla en ningún momento de la suspensión de la autonomía:

Artículo 155.
1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras Leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.
2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.

Y, ya de paso, el artículo 156 que deja inválidos los argumentos referentes a la Agencia Tributaria catalana, que de anticonstitucional, nada:

Artículo 156.
1. Las Comunidades Autónomas gozarán de autonomía financiera para el desarrollo y ejecución de sus competencias con arreglo a los principios de coordinación con la Hacienda estatal y de solidaridad entre todos los españoles.
2. Las Comunidades Autónomas podrán actuar como delegados o colaboradores del Estado para la recaudación, la gestión y la liquidación de los recursos tributarios de aquél, de acuerdo con las Leyes y los Estatutos.

miércoles, 2 de enero de 2008

Las cosas en su sitio (comunicado del PSOE)

Los socialistas expresamos, como siempre, nuestro respeto al ejercicio por parte de los ciudadanos de su derecho a reunirse y manifestarse libremente; también nuestro pleno respeto a los actos litúrgicos o confesionales que se celebran en nuestro país; y queremos salir al paso de las manifestaciones públicas, de contenido político, vertidas por algunos responsables de la jerarquía de la Iglesia Católica en la concentración que se celebró en Madrid el pasado día 30.

En relación con ellas declaramos lo siguiente:

1. Es la Constitución de 1978 la que determina que la soberanía reside en el pueblo, del que emanan todos los poderes del Estado. Es la Constitución de todos los españoles la que ha proclamado que todos ellos son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de religión. Es la Constitución la que ha garantizado la libertad religiosa y la que ha determinado que ninguna confesión tenga carácter estatal. Es esta misma Constitución, base última de los valores y principios en los que se legitima la ordenación de la convivencia en sociedad, la que ha establecido que el respeto a la ley y a los derechos de los demás es el fundamento del orden político y de la paz social.

2. A lo largo de estos últimos treinta años, los españoles han decidido mayoritariamente ampliar los derechos y las libertades individuales y fortalecer las políticas sociales en favor de la dignidad de las personas, objetivo último del orden jurídico democrático.

En estos últimos cuatro años, nuevas leyes han avanzado en la extensión de derechos y políticas sociales precisamente en favor de las familias.

Lo han hecho estableciendo medidas para promover la natalidad, para conciliar la vida laboral y familiar, para dignificar a las familias de jubilados con pensiones más bajas, para apoyar a las familias con personas dependientes, para que las familias con menos recursos dispongan de más becas para que sus hijos puedan seguir estudiando…

También en estos cuatro años, nuevas leyes han creado nuevos derechos: para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, para reconocer el derecho a contraer matrimonio a todas las personas, sin discriminación alguna basada en su orientación sexual, y para poder poner fin, en ejercicio de la libertad, a una relación conyugal rota sin tener que sufrir dilaciones injustificadas.

3. La fortaleza de la democracia consiste en la garantía de la convivencia de opciones ideológicas, morales y religiosas distintas, sin aceptar la imposición de ninguna en particular. En este sentido, en un régimen de libertades, la fe no se legisla. La legitimidad de los valores y de las reglas de la convivencia emana de los principios y procedimientos constitucionales. No hay más legitimidad que la legitimidad constitucional.

Toda confesión religiosa tiene plena autonomía en su orden doctrinal respecto de quienes participan de ella, pero es la sociedad la que tiene, a través de sus representantes, la potestad de ordenar los principios de libertad individual y de convivencia para todos los ciudadanos. Sólo quienes deliberadamente ignoran o no respetan estos principios se apartan de los fundamentos esenciales de la democracia.

4. Guiados por nuestras convicciones democráticas y por nuestra defensa de la libertad individual, los socialistas, no daremos ningún paso atrás: seguiremos trabajando para que los ciudadanos españoles sean más libres y con más derechos, y para que, al mismo tiempo, nuestra convivencia sea cada vez más respetuosa y tolerante.

(Comunicado difundido el 2 de enero de 2007)

Animación en flash

Aguirre y (unas) familias


Recoge el blog de Nacho Escolar (http://www.escolar.net/) y elplural.com que Esperanza Aguirre ha publicitado la manifestación en defensa (y ofensa de otras) familias en los carteles luminosos de la M-30. Es de suponer que es de mucha más vital importancia avisar de una concentración que del estado del tráfico y de las carreteras. No tendría importancia que se publicitase ¡pero! Ahhh… ¿se anunció por las mismas medidas otras manifestaciones, fuesen del signo que fuesen? Ni siquiera la concentración unitaria contra ETA. Personalmente no estoy de acuerdo que por medios propiedad de instituciones se llamen a concentraciones partidistas o sectarias (en el buen sentido del término). Y lo mismo podría decirse de Telemadrid, al que deberemos darle el Premio a la Originalidad, gastando el dinero de Todos los madrileños contribuyentes al servicio de la ideología de Unos Pocos.

http://www2.elplural.com/noticiasred/detail.php?id=16585
http://www.escolar.net/MT/archives/2007/12/principio-de-la-orquestacion.html

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger