martes, 23 de noviembre de 2010

Sáhara Occidental: una lección de política y relaciones internacionales


Marruecos lleva ocupando, de forma ilegítima y sin reconocimiento internacional, al Sáhara Occidental, antigua colonia española, desde 1976. La región pertenece a la Lista de Naciones Unidas de territorios no autónomos, a la espera de un referéndum de autodeterminación que determine su estatus. En el Sáhara Occidental operan diversos intereses: Marruecos considera al Sáhara Occidental parte integrante de su territorio nacional. En el Sáhara, la principal riqueza de su subsuelo son las minas de fosfatos, y en las costas (en disputa con las aguas territoriales en Canarias) el petróleo. Detrás de Marruecos están los intereses de Francia, la antigua y principal metrópoli colonial, y los de Estados Unidos, deseoso de contar en la región con un fiel aliado contra el islamismo; fiel aliado del "paladín de la democracia" en la era Bush, Estados Unidos, aunque sea a costa de negar la democracia, vulnerar los derechos humanos, la libertad de prensa y propiciar un sistema político corrupto.

¿Cuáles son los intereses de España en la zona?
Empresas españolas mantienen el control de parte de las minas de fosfatos del Sáhara Occidental. Las costas de Marruecos y del Sáhara son de vital importancia para la marina pesquera española, además del contencioso sobre las aguas entre las Islas Canarias y el Sáhara, potencialmente ricas en petróleo. España, a ojos de la legalidad internacional, aún es la potencia administrador Occidental, aunque nuestro país haya renunciado a sus derechos sobre la zona en 1976. España, con la dictadura a del Sáharafranquista, se comprometió a la descolonización del Sáhara Occidental y a convocar un referéndum de autodeterminación para que sus habitantes decidieran su estatus. En los años setenta, los ciudadanos saharauis eran aproximadamente 75.000. Hoy, habitan en el Sáhara Occidental más de 250.000 personas. ¿Tanto ha crecido su población por la natalidad? No. Aproximadamente 85.000 son los integrantes y descendientes registrados en el último censo español, de 1974, y el resto son marroquíes asentados en la zona para hacer efectivo el control del territorio por la monarquía alauita.

El Sáhara está a la espera del referéndum de autodeterminación. ¿Quiénes podrían votar? ¿Todos los habitantes? ¿Los saharauis? ¿Los marroquíes? En el Tíbet y en Xinjiang, en China, el gobierno comunista ha desarrollado políticas de colonización de dichos territorios por ciudadanos chinos pertenecientes a la etnia han, la mayoritaria en China, dejando a los ciudadanos de etnia tibetata y uigures en minoría. ¿Para qué? Para llegado un momento que dichos territorios hubieran de decidir su estatus respecto a China, hubiera una mayoría de ciudadanos afines al régimen chino. Cualquier persona tiene derecho a asentarse y prosperar en el territorio que quiera, pero cuando son llevados a cabo grandes movimientos de población por los gobiernos es inmoral. No se puede negar a las personas sus derechos. Pero, en el caso de Marruecos y el Sáhara (también de China y sus territorios "autónomos"), son el simple instrumento de las políticas expansionistas de la clase dirigente.

¿Es posible albergar esperanzas de que Marruecos llegue a permitir al Sáhara Occidental que decida libremente su estatus? Desgraciadamente, no. Marruecos ha realizado un apagón informativo respecto al Sáhara, impidiendo la entrada de periodistas independientes a la vez que permitiendo la de los más afines. Ha desarrollado en los últimos meses una constante propaganda contraria, además de falsa, a España en sus medios de comunicación oficiales. Marruecos ha vulnerado los derechos humanos en el Sáhara Occidental.

¿Qué puede hacer España en el caso del Sáhara Occidental? Desgraciadamente, el camino emprendido en las últimas semanas no es el correcto. España parte en clara desventaja diplomática, con los intereses de Francia y Estados Unidos en contra de los españoles. España ha renunciado a proteger los intereses del pueblo saharaui además de los propios intereses nacionales en política exterior. España se ha bajado los pantalones dejando que la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, sea ninguneada por el régimen marroquí por ser mujer, algo que no debería haber sido aceptado en ningún momento. España ha presionado a la Unión Europea para no condenar las acciones de Marruecos en el "campamento esperanza" de Tinduf: como consecuencia de ello, el Parlamento Europeo se limitó a condenar la violencia en el Sáhara pero no condenó a Marruecos.

¿Qué lección podemos extraer?
España no puede pretender ser considerado un país serio si no hace valer sus intereses, que no son puramente intereses económicos o políticos; son intereses por la democracia y el respeto de los derechos humanos en el Sáhara Occidental. ¿Qué gobierno puede argumentar, sin sonrojarse de vergüenza, que los saharauis no pueden decidir su futuro? Si Marruecos fuera una democracia y un país que reconozca la multiplicidad de culturas (árabe, beréber y saharaui) que alberga en su seno, ¡no habría mayor problema! Pero Marruecos no es una democracia, es una monarquía autoritaria, con un sistema político corrupto y creado para beneficiar a una minoría elitista a expensas de su ciudadanía. Ni los saharauis, ni los marroquíes, tienen derecho a ser sometidos a un régimen tan aberrante.

España debe actuar
. España debe hacer valer su autoridad. Según el derecho internacional y la ONU, el Sáhara aún es responsabilidad de España. No hay impedimento legal que prohíba a España actuar en el Sáhara, militarmente si es necesario, para mantener el orden y llevar a cabo el referéndum de autodeterminación. Eso simplemente significa cumplir las resoluciones de la ONU de descolonización y las leyes internacionales. Parece mentira que en pleno siglo XXI, cincuenta años después de la gran ola descolonizadora en África, aún tengamos materias pendientes en este aspecto.

8 comentarios:

bitdrain dijo...

Muy buen articulo ;)

Me interesa mucho la cultura bereber y tamazigh. Los pobladores nativos de Canarias pertenecian a esta civilizacion.

Un saludo.

Eternal Pain dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eternal Pain dijo...

He eliminado un par de faltas de ortografía horrorosas, he ahí la razón de la eliminación de mi comentario previo.

Ahí va:

Creo que has empezado muy bien y poco a poco tu discurso ha ido a peor. Es solamente una opinión personal, sin ningún tipo de intención de ser ofensiva.

Estamos hablando de algo muy complejo, como evidentemente se nota que sabes, y te has olvidado de alguna cosa de vital importancia en el tema (de nuevo, opinión personal mía). En este sentido, cuando hablas de los intereses de España en la zona mentas única y exclusivamente intereses de carácter económico/natural, cuando hay algo mucho más importante, y que no sólo repercute en España, sino en toda la Unión Europea: la inmigración y el islamismo radical. Marruecos es un estado-tapón cuya colaboración es esencial en la lucha contra la inmigración ilegal y el terrorismo. Si España le plantara cara a Marruecos éste último podría simplemente dejar abiertas sus fronteras de cara a España, con la consecuente oleada de inmigrantes que ello supondría. En segundo lugar también podría dejar de lado sus restricciones contra el islamismo, lo que sumado a lo primero podría suponer una sería brecha en la seguridad española. Y no sólo en España, sino también en Europa, ya que, ya fuesen inmigrantes ilegales o terroristas, una vez en España tendrían libertad absoluta para moverse por territorio europeo, lo cuál supondría un grave problema para la seguridad europea (y no me refiero a la seguridad como algo meramente físico, sino también a otro tipo de seguridad como, por ejemplo, la económica).

No sé si con tu título intentas decir que tu artículo es una lección de cómo debe realizarse una relación internacional o más bien se trata de algo sarcástico acerca de lo que son el realidad. Si se trata de lo segundo te felicito, porque de eso se tratan las relaciones internacionales. No podemos introducir la ética en este tipo de casos, pues con ética no existe el pragmatismo (se trata de un proceso que se produce al contrario).

En cualquier caso, y por otros motivos, he de decir que estoy de acuerdo contigo en que "España no puede pretender ser un país serio".

Como apunte final, aunque no deseaba comentarlo extensamente, he de decir que tu propuesta de un ataque militar para "liberar" Marruecos y al Sáhara me parece algo desproporcionado y, además, poco realista. Sólo habría que recordar el Iraq de Saddam Hussein... los argumentos utilizados por los Estados Unidos, aparte de las cacareadas "armas de destrucción masiva", fueron muy parecidos a lo que viertes en tu artículo.

La realidad es que la ética es solamente una excusa, no un motor, en las relaciones internacionales.


Recibe un cordial saludo.
Felicidades por el blog.

Javier dijo...

Gracias por tu aportación, Eternal Pain, aprecio mucho la opinión que has expuesto, no solo acerca del tema sino de la estructura del texto.

No olvido los intereses en torno a la contención del islamismo radical: "los [intereses] de Estados Unidos, deseoso de contar en la región con un fiel aliado contra el islamismo".

¿Podría Marruecos amenazar con relajar el control de la inmigración o la contención al islamismo? Al primer punto, esta visión obviaría los controles de seguridad de los países europeos. No podemos olvidar tampoco la existencia de las mafias para el transporte de inmigrantes, no sé yo si muchas existen con connivencia del régimen marroquí y los intereses de gente cercana al aparato estatal alauita. Son cosas que no puedo probar, pero se pueden presuponer con cierta lógica.

Al segundo punto, creo que el islamismo marroquí es incompatible con el modelo actual de la monarquía de Mohamed VI. Es decir, a la monarquía no le conviene dejar las manos libres al movimiento islamista, ya por los intereses contrarios entre éstos y la clase dirigente, ya por su carácter de movimiento que viene "de abajo", potencialmente crítico con el régimen por los contrastes entre las condiciones de vida de mayoría y minoría, algo en línea con el carácter del islamismo iraní o egipcio, o cualquiera del mundo araboislámico.

Es una "lección negativa" sobre las relaciones internacionales, si puede llamarse así. Negativa por los graves impedimentos, internos y externos, que sufre España y le impiden tener un papel de mayor decisión en la escena internacional.

Contemplar una escena de posible intervención (ataque, ocupación, "liberación", "tutela"... cualquier eufemismo puede utilizarse, pero siempre es lo mismo, intervenir de modo violento, una guerra, una acción militar) no lo veo en términos de Irak o Afganistán, sino más bien en términos de la guerra de Yugoslavia. Lo ideal sería la intervención de los cascos azules, irreal por los intereses contrarios de Estados Unidos. No me importan los intereses económicos o políticos de España respecto al Sáhara y Marruecos, sino la lesión de los derechos humanos de la población saharaui.

Sí, realmente las relaciones internacionales están desprovistas de ética, pero en estos días de revelación de datos por wikileaks nos volvemos a dar cuenta de ello. Creo que estas noticias no desvelan nada que ya no conociéramos, pero nos lo recuerdan. En estos momentos, la argumentación de las grandes potencias por los intereses y conflictos existentes han perdido buena parte de credibilidad. No creo que llegue a pasar lo que escribo, pero si fuera así, ¿qué argumentos habría en contra? ¿quiénes podrían ir en contra? Las relaciones internacionales no solo se miden por el poder diplomático o militar de cada potencia, sino también por el dominio de la opinión pública.

Muchos saludos, y te animo a seguir escribiendo por aquí.

Eternal Pain dijo...

Como bien dices, es bastante probable que exista una ligazón entre muchas mafias que se dedican a la inmigración ilegal y el gobierno marroquí. Al fin y al cabo, es algo hasta lógico. El único problema se podría dar si Marruecos decide "abrir el grifo", ya que aunque sean mafias, son "sus mafias", y puede mantenerlas bajo control. En cuanto a los mecanismos de defensa europeos en este sentido... hay que decir que, a pesar de todo, podrían resultar inútiles en gran medida. Al fin y al cabo el principal problema es que no se puede mantener un control tan férreo de las costas como para impedir una marabunta de pateras (aún a día de hoy les cuesta mucho).

El islamismo siempre viene "desde abajo", pero también es pagado siempre por gente que "está arriba", aunque en este caso te estás refiriendo simple y llanamente a aquéllas personas más humildes, a mi entender. No obstante, no es tanto el fundamentalismo marroquí como el de aquéllos que pudiesen entrar a Marruecos y, después, a Europa.

Te presentaba al régimen de Saddam Hussein como elemento de contención del islamismo en la zona. Pero, en cualquier caso, una acción militar se saldaría con muchos problemas, siendo el primero de ellos los refugiados. Sería una catástrofe humanitaria, con muchos de ellos intentando alcanzar Europa; se destruirían las pocas infraestructuras del país y habría que empezar otra vez de cero, y con otro tipo de régimen. Sin duda sería rentable para muchas empresas, igual que lo están siendo Iraq y Afganistán, pero dudo que esa vía pudiese ser la adecuada. Evidentemente desde los intereses europeos y españoles. O eso creo yo.


Un saludo.

Anónimo dijo...

Ayer se cumplió un año desde la disolución por las fuerzas militares y policiales marroquíes de ocupación, del campamento saharaui que reivindicaba mejores condiciones de vida para la población nativa frente a la administración colonial marroquí que saquea los recursos naturales del territorio mientras mantiene a sus legítimos propietarios bajo el talón de hierro de la ley del más fuerte y encerrados tras un muro de silencios cómplices (España, Francia, EEUU y demás miembros del grupo de "enemigos del Sahara")y de tolerancia infinita hacia el incumplimiento manifiesto y reiterado por parte de la potencia ocupante del llamamiento de la ONU a celebrar el Referéndum de Autodeterminación según el acuerdo que condujo al alto el fuego entre saharauis y ocupantes.
La doctrina Corell pone de manifiesto la ilegalidad de las relaciones economicas entre España y otros miembros de la UE con el reino de Marruecos en lo concerniente a la explotación de los recursos del Sahara, pese a ello los que actuaron en Irak para castigar la invasión de Kuwait, los que han creado nuevas naciones en Los Balcanes como Bosnia Herzegovina, Kosovo o Macedonia desmembrando lo que quedó de la república yugoslava tras la secesión de Croacia y Eslovenia... los que obligaron a Indonesia a hacer un referéndum en Timor Este que condujo a su independencia, permiten sin embargo la impune violación de los derechos saharauis a expresar pacíficamente mediante unas sencillas urnas cuáles son sus proyectos como nación reconocida por la UA como la última colonia de Africa.
Derrotados en el Tribunal de La Haya pero ganadores con la intervención decisiva de EEUU y Francia en la guerra de ocupación, el regimen marroquí, gran exportador mundial de terroristas islamistas a todos los escenarios conocidos: Casablanca, Madrid, Marrakech, Irak, Afganistán, Chechenia, Bosnia, etc...sigue extendiendo la especie de que sin ellos el islamismo radical se extendería por el Magreb y penetraría en Europa a través de España. Exactamente igual que decía Gadafi cuando amenazaba con llenar Europa de negritos si se apoyaba a la oposición que acabó derrocándolo.
Esta nueva mercancía marroquí es infumable (como el hachís con que invade medio mundo)... Marruecos no es precisamente un factor de estabilidad en el Magreb sino todo lo contrario... uno más de los regímenes que tarde o temprano acabará cayendo, quizá solo poco después de que lo haga el régimen argelino y el Sirio... el islamismo político, bajo la nueva forma "a la turca" barrerá, si no electoralmente, mediante alzamientos populares toda la orilla sur del Mediterráneo... y la volubilidad de las potencias que hoy apoyan a Marruecos (EEUU y Francia) ya quedó de manifiesto en Egipto y Túnez y más claramente aún en Libia... España, sin iniciativa propia... seguirá (como peón mal pagado luego) la política que le dicten desde la UE y la OTAN...
Lo que es inaceptable es que se pretenda justificar el apoyo a un regimen que dista tanto de ser democrático como la China que invadió el Tibet, basándose en que éste se ha autodesignado "escudo contra el terrorismo", siendo en la realidad el mayor criadero de islamismo radical de la zona.

Anónimo dijo...

sinceramente es lastimosa la situacion en el sahara occidental;el colonialismo marroqui deve ser sancionado severamente por las naciones unidas ; liga arabe y derechos humanos la ONU y los EUA que tanto hacen creer que pelean por la livertad y democracia de los paises como supuestamente lo hicieron en vietnam;corea y como supuestamente lo sigue haciendo en irak y afghanistan;deven intervenir en esta situacion en la que se violan constantemente los derechos humanos y livertad de exprecion;expulsar a los ciudadanos marroquies que hay en el sahara occidental e imponer un bloqueo economico a marruecos;expulsarlo de las organisaciones internacionales para ver si asi le concede la independencia al sahara occidental y si despues de todo esto se niega a hacer esto intervenir militarmente ; es la unica forma de lograr la independencia y parar un sin fin de violaciones constantes a los derechos humanos y livertad de expresion

Anónimo dijo...

Aclarar solo que para la Unidad Africana quedan 2 colonias en Africa, el Sahara y mi pais, las Islas Canarias, colonia española desde hace 600 años, somos los restos del imperio español y mas temprano que nunca volveremos a recuperar la libertad y podremos con ella acercarnos al resto de pueblos amazigh del continente

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger