lunes, 21 de enero de 2008

El renacimiento socialista


El arco político italiano, fragmentado en multitud de partidos a izquierda y derecha y polarizado en dos bloques antagónicos, está moviéndose. La derecha berlusconiana intenta reagruparse en el Partido de la Libertad, pero ni los democristianos de centro ni la ex fascista Alianza Nacional parecen tener mucho empeño en la unidad de la derecha. Por otro lado, la izquierda, agrupada en la coalición L’Unione, parece querer asentarse en tres grandes ramas: los Demócratas de Izquierda y los cristianos progresistas de La Margarita han creado el Partido Democrático, aún de dudosa definición ideológica, una mezcla de socialdemocracia, liberalismo social y humanismo cristiano; la izquierda radical de Federación de los Verdes, Izquierda Democrática, Refundación Comunista y Partido de los Comunistas Italianos está formando una alianza que provisionalmente recibe el nombre de la “Cosa Rossa”; y, por último, el Partido Socialista Italiano ha resurgido de la “diáspora socialista”, como ellos lo llamaban.

Son los Socialistas Democráticos Italianos, Los Socialistas Italianos, Socialismo es Libertad, Democracia y Socialismo, Nuevo Partido Socialista Italiano y La Rosa en el Puño, entre independientes provenientes de otros partidos de la izquierda.

Desde los escándalos de corrupción que minaron la República Italiana y redujeron a las cenizas al Partido Socialista, a otros partidos del pentapartito y a la todopoderosa Democracia Cristiana, la política italiana ha venido bamboleándose entre Berlusconi y Prodi. Divisiones, escisiones, crisis de gobierno… en una palabra: inestabilidad.

Y ya, por fin superada la crisis, de la atomización a la concentración. Todo llama a que el gobierno Prodi no sobrevivirá mucho por las continuas crisis en las mayorías parlamentarias: Mastella, líder de los democristianos de UDEUR, entre otros de su partido, ha sido acusado de corrupción y la salida del gobierno de este partido dificulta la escasa mayoría parlamentaria de izquierdas.

No me atrevería a diagnosticar el resultado de unas futuras elecciones en Italia, no sé a ciencia cierta qué sucedería, si una victoria del centroderecha por el ridículo de las formaciones minoritarias de la izquierda para imponer sus tesis frente a las mayorías, pero también en cierto la contestación que Berlusconi sufre en su propia coalición: el democristiano Casini y el derechista Fini son partidarios del relevo en la cabeza de la coalición. Uno de ellos, casualmente. Rajoy no es el único líder (¿realmente lo es?) de la derecha europea cuyo liderazgo es puesto en duda. ¿Podría triunfar la izquierda? Es posible, máxime con la renovación que supone la fundación del Partido Democrático y la elección como máximo líder de Walter Veltroni, popular alcalde de Roma y muy valorado en toda Italia (como vemos no sólo España tiene un alcalde muy popular en toda la nación, sólo que Veltroni sí goza de la simpatía de su partido). Lo claro es que las siguientes darán una izquierda redefinida: Partido Democrático, Partido Socialista y la alianza radical, más algún pequeño satélite que se resista a la integración. Fragmentación, sí, pero menos.

Y sin embargo no puedo dejar de alabar los sistemas multipartitos. La necesidad de someter a un partido mayoritario o a un candidato al diálogo con otras formaciones y la elaboración del programa común no es otra cosa que el práctico ejercicio de la democracia, y la imposibilidad de la imposición de un único programa político frente al resto de la sociedad. El punto flaco de Italia es su inestabilidad. Cuando hace unos meses visité Roma pude ver la gran proliferación de la propaganda política, y unido al conocimiento de la alta participación electoral podemos suponernos que Italia es un país democrático de gran actividad y relación partidos-ciudadanía. ¡Y ese es un punto importante en cualquier democracia!

Los partidos políticos no son instrumentos monolíticos dirigidos por la dictadura férrea de una cúpula elitista, o, al menos, no es ese el camino a seguir. Los partidos están atados a la sociedad: su comportamiento se mueve en torno a los intereses y ánimos de sus potenciales electores, de las reacciones y opiniones de los sectores mediáticos y del contexto político y económico internacional. Así pues, el sistema democrático de partido es por esencia vivo y plenamente libre. ¿Y el sistema representativo puede tornar participativo? La respuesta es sí, e internet es un arma fabulosa para lograr la participación.

No hay comentarios:

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger