sábado, 9 de enero de 2010

La familia “tradicional”: qué es y qué enmascara


Es muy común de los sectores conservadores engañar y enmascarar sus odios irracionales para intentar darle un barniz “ético” o “legítimo” a sus reclamaciones. El recorte de libertad se exige como “supeditación de ésta a la seguridad”, la prohibición del matrimonio del mismo sexo y su derecho a formar una familia bajo una “defensa de la familia tradicional”. ¿Y eso qué es?


La familia tradicional tiene, para empezar, menos de tradición de lo que muchos piensan. No es sino la típica y normal familia nuclear, extendida en la cultura occidental. Pero este tipo de familia es algo que sólo empezó a formarse en el siglo XIX y a alcanzar el arquetipo ideal de familia: padre trabajador, madre ama de casa (y ahora admitida también la mujer trabajadora) y un mínimo de dos hijos. Sin someterse a una entidad colectiva superior, bajo la autoridad de un patriarca, ni a una casa común, que es la familia patriarcal.


Hay que aclarar que la familia nuclear supuso un paulatino cambio del modelo autoritario al actual. Antiguamente los matrimonios se concertaban por el paterfamilias, con vistas a ventajas y vínculos económicos. La política matrimonial de las dinastías europeas durante siglos es el mejor ejemplo. Los matrimonios en el estamento nobiliario o en la clase burguesa siguieron los mismos cánones. La independencia que trajo la familia nuclear permitió romper esa cadena e introducir un nuevo concepto: casarse por decisión propia y libre. Libertad. Se suponía que amor.


Sin embargo, muchas veces esto no es así. Con libertad si, pero el amor se supedita o se engaña frente a intereses económicos. Es paradójico que se llame “prensa del corazón” a la basura que trata lo que son, simplemente, relaciones económicas. El amor es muy frágil, pero la perspectiva de divorcios millonarios, acuerdos matrimoniales y exclusivas de bodas y bautizos lo entierran definitivamente.


Y llegamos a ese sector de opinión conservadora de la familia. Los que defienden toda la mentira anterior. Se habla de amor y observancia de los derechos de los niños como excusa para negar una familia al “diferente”. Se habla de respetar la libertad de educación de la familia como negación de una educación racional, a la vez que la familia desdeña cada vez más la educación de los hijos, con todas las consecuencias que genera. Hablan en nombre de Cristo, pero niegan su mensaje universal y lo derivan al fanatismo.


Ese “amor” y “respeto” es, simplemente, todo lo contrario. No existiría un Aquilino Polaino si no hubiese familias integristas que ciñen su amor a que sus hijos salgan como ellos. Muchos casos de suicidios de adolescentes gays vienen por el rechazo de su familia. Consiguen que se odien a sí mismos y se vean como “enfermos”. ¿Cómo puede llamarse amor a lo que predican? El amor no tiene condiciones, los intereses sí los tienen.


La familia “tradicional” es pura fachada, privada de amor y respeto hacia los semejantes.

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger