martes, 15 de junio de 2010

Elecciones federales en Bélgica: ¿Continuidad, reforma o disolución?


Flandes (Partidos neerlandófonos)
Nueva Alianza Flamenca (N-VA, derecha separatista): 27,8% y27 diputados*
Cristianos Demócratas y Flamencos (CD&V, democristiano): 17,3% y 17 diputados*
Partido Socialista-Diferente (SP.A, socialdemócrata): 14,6% y 13 diputados (-1)
Liberales y Demócratas Flamencos (Open VLD, liberal): 13,6% y 13 diputados (-5)
Interés Flamenco (VB, extrema derecha separatista): 12,3% y 12 diputados (-5)
Verdes! (Groen!, ecologista): 6,9% y 5 diputados (+1)Lista Dedecker (LDD, liberales populistas): 3,7% y 1 diputado (-4)*CD&V y N-VA obtuvieron en coalición en 2007 el 29,6% y 30 diputados

Valonia (Partidos francófonos)
Partido Socialista (PS, socialdemócrata): 37,6% y 26 diputados (+6)
Movimiento Reformador (MR, liberal): 22,2% y 18 diputados (-5)
Centro Democrático Humanista (CDH, democristiano): 14,6% y 9 diputados (-1)
Ecolo (ecologista): 12,3% y 8 diputados (=)
Partido Popular (PP, liberal): 3,1% y 1 diputado (+1)

El rompecabezas belga es como una bomba de relojería que no se sabe cuándo va a estallar. Se acaba un período, 2007 a 2010, que marca la extrema degradación de la vida política del reino federal de Bélgica. Las negociaciones para formar nuevo gobierno tras las elecciones de junio 2007 duraron ¡9 meses!, con la interinidad del liberal Verhofstadt como primer ministro, hasta que se formó el gobierno de Yves Leterme, en marzo de 2008. Este gobierno cayó en diciembre de 2008, por las desavenencias entre los partidos flamencos y valones por el estatus de "Bruselas-Halle-Vilvoorde" (BHV). En el cinturón de municipios de Bruselas, territorio neerlandófono, existe una importante población francófona, a la que se le tiene reconocido poder votar por partidos francófonos, circustancia que no ocurre en ningún otro territorio flamenco o valón, y que los neerlandófonos consideran discriminatorio.

Ésta cuestión es la fuente de problemas que han marcado la inestabilidad de los últimos años y la caída de gobiernos. Cuando Vam Rompuy fue designado Presidente del Consejo Europeo, la formación del nuevo gobierno Leterme fue una ardua negociación. Sin embargo, el gobierno entró en punto muerto, y los liberales flamencos lo hicieron caer por no llegar a una resolución sobre el BHV. Y es aquí donde estamos, en las elecciones que, supuestamente, deberían ser la solución a la crisis política.

La coalición entre los democristianos flamencos (CD&V) y los republicanos, derechistas y secesionistas del N-VA se rompió. En un país donde el voto es obligatorio, la Nueva Alianza representa una alternativa nueva en el desacreditado espectro político flamenco. Aunque distante ideológicamente, recomiendo la lectura del artículo de Álvaro Vermoet en Libertad Digital. En mi opinión, la N-VA de Bart de Wever ha llevado un discurso nacionalista a la vez que europeísta. Su lema "Necesarios en Flandes, útiles en Europa" resume ese mensaje, al que no le falta la ironía al no mencionar Bélgica.


Esa moderación y la novedad de un partido que puede defender mejor los intereses flamencos puede ser la clave que le ha dado la victoria. Todos los demás partidos flamencos, menos Verdes!, han perdido votos, desde sus antiguos aliados democristianos, a los liberales, ligeramente a los socialistas, a los fortuynistas de Lista Dedecker y sobre todo a la extrema derecha del Vlaams Belang, quizá la mejor noticia. La ambigüedad en la que han jugado los partidos tradicionales, entre federalismo, nacionalismo y "cordón sanitario" contra el extremismo separatista se ha acabado: ahora el partido separatista es moderado, ha tenido participación en el gobierno y, lo más importante, es el más votado.

Algo muy impresionante de estos países, como los Países Bajos o Bélgica, es su necesidad de recurrir a gobiernos de coalición. El VVD neerlandés apenás supera el 20%, el N-VA flamenco supone el 17% nacional. Cualquier gobierno estable pasará, sin duda, por el apoyo que el N-VA, reacio a encabezar el ejecutivo, al siguiente partido en liza, el Partido Socialista flamenco.


Si se llega a producir, sería una ocasión histórica. Después de décadas, el primer ministro sería valón y socialista, además de ser de padres italianos, Elio di Rupo. En Valonia, región menos desarrollada y poblada que el norte flamenco, se ha producido otro giro político. El PS valón obtiene uno de sus mejores registros electorales a la vez que las formaciones ultras desaparecen. El Frente Nacional valón, la copia francófona del Vlaams Belang, pierde sus votos y sus representantes. El liberal y derechista Partido Popular, que se declara bilingüe y aspira a ser de implantación federal, entra en el parlamento con un diputado.

Ahora bien, ¿estas elecciones suponen la constatación del agotamiento de modelo federal belga? ¿Se camina a la desintegración del país en una confederación débil para, posteriormente, llegar a la separación total? Estas elecciones, como las de Quebec o las de Escocia, siempre han captado la atención de los nacionalismos periféricos de España. Es inevitable tenerlo en cuenta. Pero, a día de hoy, nada parece indicar el fin del actual marco legal. Los nacionalistas escoceses no son hegemónicos, los separatistas quebequeses han sido derrotados en las últimas elecciones regionales de 2007 y 2008 y en Bélgica todos los partidos han jugado a la carta nacionalista y se han quemado la mano con ella.

En palabras de Álvaro Vermoet, "si en Bélgica hay hastío, descontento y desapego hacia los partidos tradicionales, es porque éstos han traicionado a sus electores". Según las encuestas, apenas el 9% de los flamencos y el 4% de los valones apoya la separación del país, cifras muy inferiores a las que se pueden registrar en Quebec, Escocia, País Vasco o Cataluña, por ejemplo, que oscilan entre el 20 y el 50%. Así, el N-VA sería como el PNV o CiU en España, partidos de centro-derecha que son esencialmente partidarios de la independencia de sus regiones, pero votados por un espectro electoral muy variado, independentista o no.

El voto, debemos tenerlo en cuenta, no es un cheque en blanco. Las consignas que lance un partido no implican que su electorado vaya a seguirlas sin más, cual rebaño de ovejas. Estos son tiempos donde a los partidos les cuesta más transmitir sus consignas en la sociedad, donde la relación votante-partido se difumina y las formaciones tradicionales atraviesan una crisis de legitimidad. Las patologías políticas e institucionales de los partidos y sus cargos son cada vez peor toleradas. Pasotivismo es la palabra. Ello explicaría el sentimiento de indiferencia ante los resultados electorales, la abstención, la caída de la socialdemocracia o las consultas soberanistas realizadas por aquellos que viven de la confrontación, pero que no dan respuestas a la gente.

En una visión ingenua, ¿cómo podría cambiar Bélgica? Está claro que su sistema federal es una aberración política, impropia de un país serio como es Bélgica. Toda su evolución política, derivada de la cuestión lingüística, ha sido una engañifa de la clase política belga para justificar su existencia. Sin duda, la peor traición es la del socialismo belga, la más cruel demostración que el internacionalismo se acabó hace mucho tiempo, cediendo en una cuestión más propia de la burguesía y del viejo nacionalismo romántico del siglo XIX.

Ya es muy tarde pedir el fin del actual sistema político belga. ¿Qué se gana acabando con las fronteras lingüísticas, si han enseñado durante años a flamencos y valones a vivir a espaldas uno del otro? Y sin embargo la gente es plurilingüe y le da igual lo que digan sus políticos, ellos se siguen considerando belgas. Sí, sin duda hay que acabar con esas fronteras y censos lingüísticos más propios de la ingeniería sociopolítica de la más reaccionaria utopía. Y sí, sin duda es cada vez más notorio la necesidad de acabar con aquellas clases políticas que traicionan a sus electores por debates estériles.

Sepámoslo de una vez, el nacionalismo nunca ha llevado su proyecto político a cabo por la presión de las masas, sino por la voluntad de las élites que mandan y han querido mandar. De una vez, dejemos de ser nacionalistas, seamos patriotas "y que tu país sea donde te lleven los pies".
"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger