miércoles, 17 de junio de 2009

Irán: ¿una sociedad que despierta?


Los sucesos que están ocurriendo en Irán son históricos, tan históricos como las manifestaciones populares que derribaron la monarquía del Sha. Las manifestaciones contra el supuesto fraude electoral son algo desconocido en 30 años de teocracia islámica. No así los recursos que utiliza todo régimen autoritario para mantener el orden y su poder: censura en los medios de comunicación, restricción de las “libertades” y violencia para sembrar el miedo. Pero el miedo no está en la calle, en la cual se ha derramado la sangre de al menos siete vidas. El miedo está instalado en el régimen islámico, que ha encontrado la horma de su zapato. Cada sangre derramada es una razón más para acabar con una dictadura teocrática.


Enfrente de Ahmadineyad no está la revolución. Enfrente del rostro duro está el rostro suave. Enfrente de la facción conservadora de la élite dirigente está la facción reformista. Musavi no es menos antiamericano de discurso o pronuclear que Ahmadineyad. No se pueden esperar grandes cambios cuando la mayoría de los resortes del poder y los aparatos represivos están en manos de un dirigente no electo, el cuasi orwelliano Líder Supremo.


¿Ha ganado Musaví las elecciones? ¿Lo ha hecho Ahmadineyad? La sensación de parte de la sociedad de Teherán (está por ver qué piensa el medio rural) es que ha habido fraude. La reacción tomada por parte del poder, el miedo desatado, la brutalidad contra las masas, los ha delatado. No vale un recuento ordenado por una cámara de lores anacrónica, el Consejo de Guardianes. Las masas están enfurecidas, exigen elecciones limpias.


La legitimidad de la teocracia iraní pende de un hilo. Si aceptan las nuevas elecciones, puede ganar la facción reformista. Pero hasta ahí. La existencia de todo un aparato antidemocrático detentador máximo del poder, que va desde el líder Jamenei hasta las fuerzas paramilitares de los basiyís pasando por el Consejo de Guardianes, impedirá cualquier cambio. Como ocurrió durante la presidencia de Jatamí. ¿Qué democracia existe cuando un jefe de Estado no electivo controla todo y tiene poder de veto? ¿Una democracia vetada? ¡Una dictadura consumada!


Si, por el contrario, rechazan una repetición de los comicios, ¿se llegará a un clima revolucionario? Entonces, ¿cuál será el nivel de la represión? Eso nos lleva a muchas preguntas, si la comunidad internacional está dispuesta a permitir una carnicería, si la sociedad iraní va a permitir un acuerdo entre notables que pase por alto sus reivindicaciones o cómo responderán las fuerzas represivas.


En cualquier caso la república islámica está en un aparente callejón sin salida. El movimiento surgido no debería detenerse en la simple acusación de fraude. El aparato constitucional de Irán es lesivo para su propia sociedad. Musaví no cambiará esto, ni queriendo ni pudiéndolo intentar.


La alternativa no es una copia del modelo de la democracia occidental. Es otra sociedad y otra cultura. El Islam es el elemento cohesionador de un pueblo tan inmenso. Pero no es aceptable una lectura única de la palabra de Dios, ni el sometimiento de la mujer, ni la pena de muerte.


Esta es la oportunidad de la sociedad iraní para decidir su futuro. Un Irán sin cambios, con Musaví o con Ahmadineyad, será lo mismo, una fachada democrática que oculta una teocracia, una dictadura de clérigos y notables en nombre de Dios.

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger