martes, 1 de septiembre de 2009

Por una socialdemocracia combatiente

Os subo un artículo extraído de Le Nouvel Observateur, muy apropiado en su análisis de la socialdemocracia. Estoy muy de acuerdo con su contenido, ya que refleja mis posiciones y mi percepción de los problemas que aquejan a la socialdemocracia. Disfrutadlo.

También ellos han asumido la socialdemocracia


"Sin embargo, es una paradoja formidable. Mientras que los socialistas retroceden más o menos en toda Europa y alrededor del mundo, la idea socialdemócrata no deja de progresar y de provocar conversiones. Entre las últimas, perdonen los pocos ejemplos: ¡Sarkozy, Obama y Benedicto XVI! Aquí hablo de sus discursos, ya que los actos son, a menudo, un asunto aparte.

Sarkozy ha tenido bastante cara: cuando la crisis llegó, se guardó en el bolsillo todos los temas gracias a los que fue elegido, liberalismo, desregulación, modelo americano... En el bolsillo, con el pañuelo por encima. En su lugar aceptó todo lo que hasta entonces provocaba en él ironía o ira: la denuncia de la profunda inmoralidad de un capitalismo financiero predador, el papel regulador del Estado, el excelente modelo francés... Como para quedarse atónito frente a esta colosal caradura. Y decir que todos sus admiradores no han dejado de alabar al mismo tiempo su coherencia, su «preparación» y sus planes, opuestos a la permanente improvisación de Ségolène Royal... Con esto, se ganan las europeas, incluso si el futuro (las regionales) se presenta en un día menos rosa. Con internet, que le sirve de instrumento político, podemos decir de todo, con la condición de decirlo en el momento adecuado y con el tono adecuado. Como diría Panurge, amigo del gigante Pantagruel: «Paciencia».

Con Obama es otra historia. Él defiende en casi todos los ámbitos lo contrario a George Bush: el nuevo presidente ya tenía terreno ganado. Ya sea en política extranjera, economía, ecología o en prevención social, se instalaba ya no en el terreno socialdemócrata -eso no existe allí- sino en tierras del New Deal de Roosevelt, aunque tuviera que adaptarlo a los nuevos tiempos. Lo que cuenta es el retorno del Estado. La filosofía social de Bush era el laissez-faire y la acentuación de las desigualdades, mientras que la de Barack Obama es el intervencionismo y la regulación. Esto es lo cambia todo, empezando por la imagen de los Estados Unidos en el mundo. Con la condición de conseguir resultados...

¿Y el Papa? Bien, ¡también Benedicto XVI! Si exceptuamos las cuestiones de sexualidad -espina de la Iglesia Católica-, aunque a veces también, en materia de bioética, un humanismo lúcido, el pontífice romano acaba de publicar, más de cuarenta años después de «Populorum progressio» de Pablo VI, una encíclica de tono absolutamente socialdemócrata, «Caritas in veritate», donde critica las aberraciones del beneficio, las flagrantes disparidades entre ricos y pobres, la tiranía del mercado, el despotismo de la técnica, y donde preconiza el desarme integral gracias a la creación de una autoridad política mundial. ¡Nada menos! A decir verdad, para llegar ahí, Benedicto XVI tenía menos camino que recorrer que Nicolas Sarkozy; solo necesitaba seguir los pasos de León XIII y de su encíclica «Rerum novarum» (1891), quien ya criticaba los excesos del beneficio y preconizaba la primacía de lo social sobre la lógica económica propiamente dicha.

Así que, amigos socialdemócratas, no pongáis esa cara de entierro: ¡habéis ganado! ¡No es verdad que la economía de mercado se autorregule, como nos lo han machacado durante años! No es verdad que pueda prevenir las crisis -incluso si, con ayuda de la experiencia, los gobiernos han solucionado lo más urgente haciendo pagar al contribuyente los errores de los banqueros, y su monstruosa glotonería. No es verdad que la codicia sea el motor del crecimiento («greed is good», rezaba el axioma de los jefes de Wall Street): por el contrario, se ha convertido en un verdadero factor de improducción; uno de los dato estructurales de la crisis.

Frente a la carrera vertiginosa hacia una crisis de una amplitud aún mayor que la actual, los socialistas deben volver a sus fuentes. Deben mostrar a las masas embrutecidas por décadas de propaganda liberal hacia lo que nos arrastran. ¡Paja de los discursos socialdemócratas comodín! El objetivo de una política socialdemócrata verdadera, es ahora dejar fuera de combate a una clase económica y financiera que ha fracasado, pero que aún pide. No podríamos convertir solo a Daniel Bouton, antiguo presidente del banco Société Générale, en nuestro chivo expiatorio, para saldar cualquier cuenta, de una clase dirigente corrupta e incompetente. Sería escandaloso y aberrante que esta saliese indemne de la crisis que ella ha provocado. Para devolver empuje y veracidad a las idea socialdemócratas, los socialistas necesitan hombres nuevos, libres de cualquier compromiso con la banca y el mercantilismo. Lo repito: no son las ideas socialdemócratas las que se han vuelto obsoletas, son los hombres que las enarbolaban los que se han aburguesado. Sí a la socialdemocracia en la encrucijada del mundo del trabajo y de la inteligencia. No a la socialdemocracia como línea de repliegue de la burguesía de negocios.

Cuando los políticos que pertenecen a clases sociales diferentes profesan ideas políticas diferentes vemos toda la grandeza de la política. Pero cuando los políticos que pertenecen a la misma clase, que frecuentan los mismos ámbitos, que llevan la misma vida, que comparten las mismas vacaciones, las mismas mujeres, las mismas inversiones bancarias fingen, en contra de toda evidencia y sin convicción, profesar ideas políticas diferentes percibimos toda la miseria de la política, toda su mentira.

La socialdemocracia está desapareciendo a causa de esta consanguinidad, al menos, a causa del coqueteo de muchos de sus jefes con los ámbitos de negocios, y “la apertura” de Sarkozy, que muestra de manera evidente esta relación, no hace más que realzar la incapacidad para personificar una solución creíble. Si la socialdemocracia no es más que una sub-marca de coloración «social» de un sistema financiero fundado en la fechoría, no nos sorprendamos de ver a las masas darle la espalda. Necesitamos una socialdemocracia combatiente, no connivente y comprometida con el adversario".


La chronique de Jacques Julliard (Le Nouvel Observateur del 16 al 22 de julio)

Traducción: David López González

6 comentarios:

bitdrain dijo...

Nada nuevo bajo el llano y amplio Sol.

Felicidades al traductor...

Andrés Boto dijo...

Muy bueno e interesante el artículo ;)

Javier dijo...

Lo que demuestra este artículo es que en toda Europa se vive un gran debate entorno al futuro de la socialdemocracia y que esta no ha muerto.
Por último, para mí, lo más importante es algo con lo que estoy muy de acuerdo y es que deben cambiar las personas interesadas en que nada cambie.

Saludos.

Dion dijo...

Jajaja, tu artículo me recuerda lo que decía la Thatcher de que su mejor logro había sido el "New Labour" (pero al revés, claro). El problema es que no creo que los partidos liberales hayan asumido una agenda sociademócrata del mismo modo que los partidos de izquierdas se convirtieron al monetarismo y la desregularización.

Muchas veces los partidos de derechas o liberales adquieren esa pátina, discurso, o incluso práctica con fines populistas, pero sin asumir los principios sociales como un fin. Tienes ejemplos que van desde Bush, que se vendía como un "compassionate conservative" hasta el más "heavy" del PLD japonés, que es un curioso ejemplo de partido liberal que durante décadas se ha beneficiado de la burocracia y el clientelismo empresarial generados por la desmedida intervención del Estado en obra pública.

Toman lo que les interesa, pero no creo que haya que interpretarlo como un triunfo. Sin duda, Obama es el más sinceramente convencido de poner en marcha una agenda social. Pero no es un converso, el ala progresista del partido demócrata lleva muchas décadas intentándolo. Lamentablemente, la reforma sanitaria (que es ahora el banderín de enganche de esa política progresista) es tremendamente impopular en los EEUU y Obama está desplomándose en las encuestas. De seguir así, el año que viene podría ser una repetición del descalabro demócrata de 1994 en las legislativas, forzando a la actual Casa Blanca a girar (como pasó con Clinton) a la derecha. Aún hay tiempo, pero hoy por hoy la cosa parece muy cuesta arriba.

En cuanto a la extracción social, no creo que tenga que ver necesariamente con la actitud de un político. Roosevelt o Kennedy eran auténticos aristócratas, Tony Blair es un extudiante de Oxford de familia acomodada...el padre de Margaret Thatcher era un tendero y su sucesor (John Major, de orígenes aún más humildes) tuvo que ponerse a trabajar a los 16 años para poder comer. Niños de papá y gente humilde se encuentran en todo el espectro político, al menos entre los dirigentes.

Bueno, siempre es un placer participar en tu blog. Espero que hayas pasado un verano genial. Un saludillo!

Javier dijo...

¡Bienvenido de nuevo a los comentarios al blog, Dion! Espero que hayas pasado un buen verano, ya veo que vuelves con fuerzas. ¡3 comentarios!

Referente a la extracción social, no se les critica sus orígenes. Mucha gente ha llegado a lo más alto. Pero, una vez allí, no han seguido los intereses de las capas sociales a las que pertenecían. Resultaría más lógico que quien, por propia experiencia, ha sufrido estrecheces económicas comprenda a otros que también las sufren y lo intente remediar. Mucho más lógico que pensar que el fallecido senador Kennedy, un aristócrata, como bien dices, defendía programas sociales muy ambiciosos.

Así que, en definitiva, han abandonado sus orígenes y se han aliado a las viejas elites dirigentes. No le deben nada a la gran masa anónima de la sociedad, sino que se sostienen en las clases que nos llevan al desastre. La masa es solo simple comparsa, manteniéndola anónima y desconectada entre sí, para que no haya capacidad de reaccionar a este abuso más que con la apatía. Eso no solo lo han hecho los conservadores, por muy humildes que sean sus orígenes. Lo han hecho también los cuadros de la izquierda. Esa es su tumba.

Si hay que pensar por qué el SPD decae en Alemania, no es por desinfle de su programa. Es porque sus bases están Hartas de palabrerías, sin resultados prácticos que les beneficien, y porque los que más tienen siguen teniendo más. La gente tiene un límite, y pasado ese límite ya no pueden creerles más sus discursos. Llegarán otros a los que creer y apoyar, hasta que también caigan.

jesús dijo...

Que hay debate sobre la socialdemocracia, ¿dónde?.
La izquierda no gana elecciones, si no que las pierde la derecha (no como sucedía años atrás).
Lo que quiere decir que no hay alternativa.

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger