jueves, 4 de febrero de 2010

El esfuerzo patriótico de Adolfo Domínguez


Después de escribir ayer "El Gobierno debe reflexionar su política económica y exigir un esfuerzo patriótico" me encontré con las declaraciones del diseñador de moda Adolfo Domínguez que vienen a ser, por ser radicalmente contrarias a mi tesis, un ejemplo de la resistencia de grandes empresarios y fortunas por dar con una solución a la crisis que no pase por el sufrimiento de los de siempre, de los trabajadores.

No voy a explayarme con lo que ha dicho, los mejores enlaces son los que adjunto, desde el ultra Minuto Digital hasta Público. Los comentarios del diseñador son claramente elitistas, y por tanto crueles y egoístas. No está de más recordar que él empezó dirigiendo la tienda de ropa de su padre, y que con su trabajo pasó de la nada al éxito, algo muy al "american way of life", pero falaz, ya que sólo beneficia a un porcentaje minúsculo de trabajadores.

"No creo en derechos que no podamos pagar" ¿O por los que no quieren colaborar? "Reforma laboral profunda" ¿Cuál? El despido libre, como admite él, a la vez que critica al Estado del Bienestar por desindustrializar Europa pero apuesta por la expansión de las empresas en el exterior. ¿Qué mejor lugar de expansión que Asia o el norte de África, allí donde las condiciones laborales son las que sueña la clase empresarial?

Hay sin embargo cosas con las que se puede estar meridianamente de acuerdo, como la edad de jubilación (pero ojo, una cuestión que debe ser estudiada detenidamente), el fraude que se origina en la Seguridad Social (pero demasiado escaso como para ser preocupante), o reconocer que esta sociedad genera muy pocos ingenieros o científicos.

Su esperanza en que sus ilusiones reaccionarias se harán, "protesten lo que protesten", como dijo es, simplemente, recuerdos autoritarios de una era ya pasada. A la reacción de los grandes empresarios y poderes económicos del país sólo se puede contestar con la lucha sin cuartel de los trabajadores, en la que se espera que los sindicatos y los partidos cedan en sus intereses personalistas en beneficio de la razón.

Éste es el esfuerzo patriótico que exigen los grandes empresarios, pedir y no dar, lamentarse por los traslados de la industria a otros países ¡siendo ellos mismos quienes lo hacen! Pero es que piden que el esclavismo que practican en Asia o África se desarrolle aquí de nuevo, es que se siguen creyendo por encima del resto de ciudadanos como "superhombres" a los que hay que mantener en su esfera de privilegios y lujos para "motivarles" a emprender.

Creo que el elogio de la pereza que tanto critica Adolfo Domínguez no viene de los trabajadores, sino de la clase empresarial. Y es a esos perezosos a los que hay que exigir el esfuerzo patriótico, no sólo fiscal, no sólo recaudar por recaudar, sino para dedicar el máximo de inversiones posibles a la educación y a la investigación.

Me quedo con un comentario en Minuto Digital (a menos que haya sido censurado por el diario antidemócrata): "Pero ojo, que a veces esa gente que él (Adolfo Domínguez) dice a veces se motiva poniendo guillotinas en las plazas y viendo como ruedan las cabezas de los sinvergüenzas".

1 comentario:

Andrés Boto dijo...

Definitivamente, en los grandes empresarios no se puede confiar, ni invierten, ni ayudan, y ahora, ni siquiera creen en el Estado de Derecho. Así va este país, y yo cada día más pesimista.

Un saludo.

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger