jueves, 23 de septiembre de 2010

Por qué la izquierda no merece ganar Cataluña


El 28 de noviembre los catalanes están convocados a renovar su parlamento autonómico. Sin duda, serán unas elecciones tan importantes como las primeras de 1980, las primeras ganadas por el nacionalismo moderado de Jordi Pujol o las de 2003, cuando nació el primer gobierno tripartito de izquierda catalana. Las futuras claves serán la participación electoral, el reajuste de mayorías y la fuerza de nuevas formaciones políticas tan ideológicamente dispares como Ciudadanos, UPyD, la extrema derecha de Plataforma por Cataluña o el independentismo de Reagrupament o del partido de Laporta, en un momento en que las relaciones entre Cataluña y el conjunto de España no son las mejores.

Son elecciones que huelen a fin de época del tripartito de izquierda. En su haber cuenta el nuevo Estatut, recibido con indiferencia por los catalanes, pero cuyo recorte por el Tribunal Constitucional ha servido para proclamar que hay que cortar lazos con el resto de España. En un aspecto más positivo, el tripartito cuenta con la extensión de las infraestructuras, como la extensión del metro de Barcelona (sin olvidar el desastre del Carmel) y, según el sociólogo Vicenç Navarro, el aumento del gasto social muy por encima de la gestión de anteriores gobierno de CiU.

Señala Navarro, por otra parte, que el autogobierno es una vía necesaria para aumentar el bienestar de los ciudadanos, aunque no la única: se necesita el compromiso por la política social, no por la identitaria. El hándicap del tripartito ha sido su excesiva preocupación por la cuestión nacional, que ha tapado su labor social.

No quiero olvidar la polémica del traspaso de competencias en la gestión del aeropuerto de El Prat y Rodalies (Cercanías en Cataluña). A mi juicio, la cesión de las Rodalies rompe la unidad en los ferrocarriles innecesariamente. Cataluña ya cuenta con un sistema propio de ferrocarriles (los Ferrocariles de la Generalitat, FGC) muy importante que debe desarrollar. Rodalies sólo supone un nuevo trozo de pastel a repartirse, para nada hay una preocupación en mejorar el servicio a los usuarios.

Los catalanes no se merecen sufrir la actual clase política. Nunca los catalanes, y el resto de españoles, nos hemos empachado tanto de nacionalismo como en la última década. Para frases sobre el nacionalismo, las de wikiquote. El PSC, desde Maragall a Montilla, ha arriesgado sus bases y su ideología jugándolo todo a la "defensa nacional" de Cataluña. Que Cataluña sea o no una nación es un asunto de debate, pero lo que me importa como progresista (y supongo que debería importar al resto de progresistas) es mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. La reacción al recorte del Estatuto ha sido una peligrosa cortina de humo que ha dañado, espero que momentáneamente, las relaciones entre Cataluña y el resto de España, y ha dado relevancia política a las propuestas soberanistas de ERC en su mejor momento, dado que las encuestas les pronostican un bajón electoral.

No serán, sin embargo, ni ERC, ni su secesión Reagrupament, ni siquiera el "berlusconiano" partido de Laporta, los beneficiados. Será CiU. ¿Eso significa la llegada al gobierno catalán de una CiU radicalizada? En absoluto. Como el PNV y el resto de las derechas españolas, su radicalismo es más verbal y ceñido a su presencia en los escaños de la oposición que a una convicción de que a Cataluña le conviene cortar sus lazos (no sólo históricos, sino culturales, sociales y económicos) con España. Lo que quiere el nacionalismo de CiU es muy sencillo: poder, dinero e influencia. Poder para acceder los contratos que adjudican los gobiernos, dinero para alimentar su clientela, e influencia para colocarla. Sería ingenuo decir que el tripartito no ha hecho lo mismo.

¿Sociovergencia, apoyo del PP o frente nacionalista? La sociovergencia ha sido muy cacareada desde 2003: ni está ni se la espera. Al menos con Pujol, CiU caminó muy bien entre PSOE y PP en los noventa, y sin duda volverá a hacerlo. Si de verdad Artur Mas piensa que Rajoy ocupará La Moncloa en 2012, un pacto con el PP beneficiaría a los dos partidos de derecha. El frente nacionalista no tiene la más mínima oportunidad sin un Aznar gobernando, ni CiU tiene bases en los círculos de negocios catalanes que le exijan un suicidio para sus carteras.

Al PSC le conviene perder estas elecciones. No me da placer la perspectiva de su derrota, pero mantengo la esperanza de que el socialismo catalán recupere la sensatez de antaño y no siga en un juego donde tiene todas las de perder: sus ayuntamientos, sus ideas y sus bases.

Como colofón, me quedo con una "espléndida" frase de Duran i Lleida: "cuantos menos partidos ocupen la Generalitat, mejor". Al margen de la nula cultura de coalición en España que revela, es perfecta. El mejor gobierno es que no lo ocupe ningún partido.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No lo tengo todo tan claro, pero me parece que no redundas en una idea fundamental: La sociovergencia sería una salida de estabilidad en Catalunya y una eficaz forma de aislar al PP. Un PP que confía aun en irse a los brazos de CIU esperando resultado positivos en las futuras elecciones generales. No sé parece imposible pero yo no descartaría ese escenario.
Un saludo.

Jorge.

Javier dijo...

No tengo mucho optimismo en una sociovergencia. Sin duda es una buena opción: gobierno estable y de fuerzas moderadas. Pero al PSC no le conviene eso, ni a Cataluña tampoco. Cataluña, como el países democráticos, necesitan que la oposición al gobierno esté encabezada por una fuerza que pueda ser alternativa a éste cuando los ciudadanos así lo quieran. Diluida su credibilidad progresista en un tripartido más nacionalista que de izquierdas, el PSC no podría aguantar que se diluya también su condición de alternativa de gobierno.

Un saludo Jorge ;)

Anónimo dijo...

Volvemos a lo mismo Javier....''tripartido más nacionalista que de izquierdas''. Marcando el redil no?...jajaja.
No te ofusques¡¡

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger