domingo, 25 de enero de 2009

Reflexión acerca del Estado español

Estado español. “Nuestro Estado”. Según todas las enciclopedias, tratados, etc, aquí, en la península ibérica, quitando a Portugal, hay otro país que se llama España, no Estado español.


Eso viene del franquismo, cuando en España había una dictadura, opresora hacia todos los españoles, y no era una república, era oficialmente un reino pero sin rey (incluso se hablaba así a veces en la República). Pero, ¡anda!, ya no hay opresión de ese Estado. Así, quienes hablan ahora del Estado español son los nacionalistas y la extrema izquierda. ¡Paradójicamente, haciendo uso de algo franquista! A los nacionalistas es lógico que pensar en algo llamado “España” les de alergia. A la extrema izquierda es mucho más incoherente. O quizás más ignorante, porque esa extrema izquierda ha pasado de tener en su visión de emancipación a las clases más pobres a emancipar un concepto de nación tan excluyente o diminuto como puede ser Cataluña, Cantabria o una indeterminada Castilla comunera. Eso sí que es mezclar churras con merinas, historia sin conexión con la realidad.


No hay mayor traición a las clases humildes que querer hacer de un territorio una tarta cortada a cachitos, porque al final siempre se beneficiaría una minoría selecta, sea esta una minoría pseudorevolucionaria leninista o una minoría de ricos. En un mundo irreversiblemente globalizado, donde lo local no se puede mover sin lo global, hay quien quiere echar a andar hacia atrás a la historia y volver a lo más cerrado. Sin unidad e integración no hay avance ni progreso. Por eso, de lo local hay que ir a lo regional, a lo nacional, y de allí a la unión europea. Unión de verdad. Y posteriormente, a escala global. Cosa que por otra parte también ha defendido el socialismo desde sus comienzos. Marx proclamaba “¡proletarios de todos los países, uníos!”, no “¡separaos, naciones inventadas!”.


No es sino una resistencia a reconocer la realidad (eso es muy reaccionario) y a alimentar un falso e ilógico odio hacia España. ¿Para qué odiar a España? España ya no es una dictadura. ¿Se odia a la democracia española? ¿Se odia a su territorio? ¿Se odia a los españoles? ¿Se odia a la Costa da morte o a la Costa Brava? ¿Se odian a las Canarias o a Gernika? Se odia a la realidad.

Pero por negarla no deja de existir.

3 comentarios:

bitdrain dijo...

Creo que oficialmente España (o Reino de España) es el conjunto de los territorios de Ultramar (Canarias, Baleares, los asentamientos africanos y algún risco marino) más el Territorio de la Península Ibérica (a excepción de Andorra, Portugal y Gibraltar).

Un saludo.

Javier dijo...

No me olvido de ultramar ;)

Anónimo dijo...

Una cosa está clara Javi, algo falla en el sentimiento nacional española cuando hay tanta gente que vota a partidos centrífugos o cuya identidad 'autonómica' prima sobre la identidad española.

Tan de izquierdas es pedir la unidad de España como querer fijar unas nuevas fronteras. Poco o nada.

Con respecto a lo de Estado Español, estaba el otro día leyendo el Diagonal (prensa imparcia XD) y todo el rato decía Estado Español y quise mandar un mail para cuando escriban Alemania digan Estado alemán, Grecia, lo cambien por Estado Griego y Venezuela por Estado Venezolano. Puestos a decir tontadas café para todos.

un saludo

Julio

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger