miércoles, 25 de noviembre de 2009

Tories strikes back

Los sondeos, la opinión pública, la crisis económica, el desgaste del Gobierno Brown… todo parece indicar la vuelta del Partido Conservador británico al poder, tras el récord de 12 años ininterrumpidos del Partido Laborista en Downing Street.


El Partido Conservador ha tomado con fuerza la iniciativa política. Los sondeos del 20-23 de noviembre marcan un apoyo del 39% a los tories, un 22% al Labour y un 21% a los liberal-demócratas. Hace un año, las encuestas eran de un 40%, 36% y 14%, respectivamente. En las elecciones de 2005, los laboristas ganaron por un margen de 3 puntos sobre los conservadores, con el 36%. Es decir, el nuevo conservadurismo de David Cameron no es el determinante para ganar las elecciones. Lo determinante es la caída de la confianza en el laborismo a beneficio de los lib-dem.


David Cameron parece ser el Tony Blair del conservadurismo británico. Un Blair más gris. Su particular tercera vía conservadora ha tenido como resultado desplazar, o quizás ocultar, el thatcherismo neoliberal dominante en el partido tory. La imagen del partido se ha renovado para dejar de ser el partido desagradable, se han incluido propuestas ecológicas muy avanzadas y prometen mantener los nuevos tipos impositivos a los ingresos más altos (del 50%, para que se vaya tomando nota en el Mediterráneo).


Se ha achacado a la Tercera Vía teorizada por Giddens y practicada por Blair de ocultar el neoliberalismo thatcheriano bajo mensajes débilmente progresistas. En realidad, esta vía contiene aspiraciones morales y propuestas prácticas, alejadas del dogmatismo de los extremos. Los problemas tienen soluciones específicas en situaciones específicas. Blair hablaba de valores, esfuerzo, comunitarismo… Cameron ha adoptado todo ese discurso. La Tercera Vía sobrepasa sus fronteras y adquiere la conquista de la hegemonía, siendo cada vez más difícil ir atrás en la Historia y volver a los momentos neoliberales de Thatcher.


En Reino Unido la política busca la eficacia y el desarrollo de las oportunidades de los individuos de toda la sociedad para enriquecer el conjunto de la misma. En el continente las terceras vías y mensajes thatcherianos buscan ocultar su ineficacia y el desarrollo del oportunismo partitocrático para enriquecerse a costa de la sociedad.


A los anglosajones les preocupa la corrupción de la democracia, pero no temen el despotismo que supone por una diferencia que les separa más aún del continente: el distrito uninominal. Aun sabiendo la desproporcionalidad, su virtud que el pueblo no tema a los gobernantes, sino que sea al revés, porque el escaño y la influencia que supone depende del voto popular y no de la posición en una lista cerrada de partido. Cuando el continente pide que el Reino Unido se acerque más a la Unión Europea, ¿no debería el continente acercarse más al Reino Unido?


No hay que minusvalorar los problemas de Gran Bretaña. La participación electoral está bajo mínimos y ni siquiera la opinión pública cree sinceramente que los tories vayan a resolver todos los problemas del país. También está el problema territorial: los conservadores no tienen ni un diputado por Escocia, en Gales obtienen muy pocos y su única fuerza reside en Inglaterra. Si ganan, pueden no tener mayoría absoluta.

7 comentarios:

Dion dijo...

En Reino Unido aún es mítica la derrota de 1997 del conservador Michael Portillo. Joven, ambicioso y con un físico intimidante, había logrado un metórico ascenso dentro del gobierno, y su nombre sonaba como uno de los posibles contendientes al liderazgo tory. Pero todo quedó truncado al perder su escaño por Enfield Southgate a manos del joven, desconocido y algo melifluo laborista Stephen Twigg. Las imágenes de esa noche electoral en Enfield Southgate son aún una advertencia a los políticos británicos del poder que tienen los ciudadanos para deshacer las más sólidas carreras políticas de un plumazo.

Por supuesto, tiene sus incovenientes: las periódicas conspiraciones de backbenchers inquietos con su líder, la marcada tendencia al bipartidismo, y un sesgo a veces excesivamente populachero del discurso político. Pero la tiranía y la partitocracia son aún peores.

Que Brown va a perder está claro desde principios de 2008, cuando se hizo patente su error de no convocar elecciones. Ahora mismo parece más sencillo que los liberales logren convertirse en segunda fuerza política que una victoria laborista. Gordon Brown, en todo caso, va a ser recordado como uno de los más grises y tristes primeros ministros de la historia de Inglaterra.

El Pinto dijo...

Da la impresión de que el empeño de Reino Unido por estar junto al imperio Americano es mayor que el que aproxima a Europa.
Salud

Blog de Paco Piniella dijo...

El problema es el de siempre, los laboristas y socialdemócratas europeos cada vez son más parecidos a los homólogos de la derecha. La gente no tiene claro en muchos aspectos qué diferencia existen entre un conservador y un laborista. Los trabajadores terminan aburriéndose de su izquierda y se abstienen. ¿Te suena? Igual nos puede pasar a los españoles si seguimos escorándonos a la derecha.
Salud compañero

Javier dijo...

La relación del Reino Unido con Estados Unidos siempre ha sido un factor esencial de su política exterior. Entre ellos y Europa, es casi seguro que siempre elijan al hermano mayor anglosajón.

Quizás Dion nos puedas ilustrar mejor sobre los lib-dem. Pues la reflexión de Paco es muy acertada, y cuando surja un partido de izquierda sincero y de ideología y programa sólidos, la partitocracia temblará. Pero en Reino Unido, ¿por qué no surje ese partido? ¿Por qué se benefician los lib-dem, un partido centrista y progresista? ¿UPyD quiere seguir su ejemplo? Izquierda, centro o derecha, al final sólo quedará decir la verdad. Y decir la verdad, en una época de engaño universsal, es un acto revolucionario, como dijo Orwell.

Saludo a los tres! ;)

Dion dijo...

Bueno, tradicionalmente los liberales eran la alternativa "no socialista" a los laboristas, y eso aún se nota en su patrón de voto. Normalmente, los LD son electoralmente competitivos en "constituencies" contra candidatos tories. Es decir, ahí donde el laborista está como mínimo en tercer lugar, a excepción de "seats" en bastiones laboristas de Londres o el North West, donde de todos modos el labour gana con veinte o treinta puntos de diferencia. Otra característica de su voto (que se concentra en regiones como Gales y Cornualles) es que tiende a ser muy rural. Muchas de sus "constituencies" son grandes y con poca densidad de población. Lo que he observado cuando he estado en Sherborne y Dorset con mi familia (una región donde el LD es muy fuerte también) es la tradición de organización de las comunidades de vecinos en el campo inglés (con "cottages" donde los vecinos van a tomar el té y a vender sus bollos, centros culturales donde se organizan actos de los habitantes en las casas dispersas, etc) en una forma de vida que, de algún modo, casa bastante bien con la mentalidad liberal de solidaridad pero huyendo de lo que ellos llaman el "nanny-state".

Ese partido liberal tradicional, como sabemos, se lavó bastante la cara gracias a su fusión con los laboristas resentidos del SDP en los 80. Pero PARA NADA lo compararía con UPyD, por dos razones:

Primera, porque los LD han ejercido de forma efectiva y responsable el poder a través de los councils locales, y también tienen notable presencia en Gales y Escocia. Eso ha convertido al LD en un partido partidario de la descetralización del poder en el Reino Unido, bien al contrario que UPyD en España.

Segunda, los LD representan una forma de gestión política y una línea ideológica responsable y de largo recorrido histórico. Contribuyen con soluciones factibles a los problemas sociopolíticos e institucionales de su país. UPyD es un partido carroñero, que sólo busca lucrarse políticamente del desgaste que a los demás les produce la gestión real (en otras palabras: "que se manchen los otros"). Mientras el PSOE se deja la piel en buscar una forma de articulación de nuestro país flexible y respetuosa, UPyD es el partido que sin aportar nada busca beneficiarse de los inevitables fracasos que siempre tiene el otro en el camino para labrarse su parcela de poder. Su papel político yo lo compararía antes con el BNP o con UKIP que con los LD. Peor incluso, porque al menos el BNP no engaña a nadie, mientras que UPyD se mueve en una perversa y calculada ambigüedad años después de su creación.

Esta es, a dia de hoy, mi forma de verlo. Rosa Díez tiene que demostrar muuucho para que cambie de opinión. ;P Saludetes.

Dion dijo...

Se me olvidó citar Escocia como otro sitio donde los LD son competitivos contra los laboristas, pero es que en Escocia no se comen un colín los "conservatives". Escocia es como la Cataluña del Reino Unido, jaja. ;P

Javier dijo...

Muchas gracias por esta indispensable aportación, Dion, ;)

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger