miércoles, 7 de abril de 2010

En defensa de Grecia


Lo que los gobiernos europeos están haciendo con Grecia es deplorable. Me gustaría hablar siempre de las cosas buenas que se pueden obtener en la Unión, pero quedan eclipsadas por todas las tropelías de los grandes Estados. La voluntad de unión se difumina según qué dato económico y según quién.


No son lo mismo las hasta hace no mucho dificultades económicas de Alemania o Francia para controlar sus déficits que la actual situación griega. No sólo se persigue una Europa de, como la llaman, de dos velocidades, sino que tenga además con dos clases de países, unos a los que se les permita todo y otros a los que no.


La situación de Grecia no es sólo la prueba de lo que crea la crisis del capitalismo, sino que es también resultado de lo que una clase política corrupta puede hacer para arruinar a su país. Durante los anteriores gobiernos, sobre todo de la derecha de Nueva Democracia, se han estado falsificando datos económicos y robando a expensas de las arcas del Estado. La deuda del Estado griego amenaza con devorar toda su riqueza nacional.


Aunque pertenezca a los de siempre, a la misma clase política y a las mismas familias que controlan Grecia, Papandreu tiene la obligación de hacer todo lo posible para resolver la crisis griega. Ha habido pocos momentos tan precisos en la historia donde un gobierno haya tenido tanta responsabilidad y haya acaparado semejante atención nacional e internacional.


Las protestas frente a las reformas son compresibles, justificables, pero por encima de ello el gobierno socialista griego mantiene un gran respaldo para llevar a cabo las medidas necesarias, toda la austeridad posible y todas las reformas fiscales imprescindibles para reequilibrar la situación y evitar que, aunque puede parecer inevitable a medio plazo, declararse en bancarrota y en suspensión de pagos. Parece un cliché, pero una vez más un gobierno socialista debe renunciar a sus aspiraciones inmediatas para salvar a un país de los desastres de los neoliberales.


Mientras, los grandes de Europa, con Alemania a la cabeza, son los primeros en querer precipitar al hermano griego al abismo: fuera del euro y, si es preciso, fuera de la Unión. Todo con tal de que el problema no les manche sus actuaciones. Desgraciadamente, dudo que no puedan manchar sus conciencias.


La Unión fracasa una vez. Ya no es sólo la imposibilidad de hacer partícipe a la ciudadanía del proyecto europeo, sino que la solidaridad también es imposible, así como una mejor coordinación y control de las economías europeas. Sin duda, con un mayor control, limpieza y cesión de los intereses nacionales en pos de un proyecto unitario, Grecia, y otros países, no estarían así.


¿Centralización económica? Nada que vaya en camino de concentrar todas las decisiones en manos de unos pocos y los lobbies por la espalda. La solución es simplemente la transparencia y la racionalidad a la hora de orientar la economía. Mientras Soria se despuebla Valencia se llena de campos de golf y de hoteles.


El dinero sigue siendo, antes que los ciudadanos, el primero en salvar sus derechos. El dinero de unos pocos, está claro. Los derechos de los ciudadanos siguen estando en segundo lugar. Grecia podrá irse a pique, pero Polonia no recibirá sanción alguna por cercenar los derechos de aquellos ciudadanos que no tengan unas orientaciones sexuales “normales”.


Es triste. Así está Europa. ¿Nos quedamos quietos y callados o, al contrario, levantamos la voz?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Levantemos la voz desde cualquier lugar, desde YA
Un saludo

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger