martes, 11 de mayo de 2010

Elogio del optimismo



Hace muchos días que llevo reflexionando que, si me pongo a ver todas las entradas que he escrito (demasiadas, tanto como para olvidarme muchas veces de qué he escrito), la mayoría pueden dar sensaciones negativas de la realidad, de la actualidad, de muchas cosas. Básicamente, las entradas donde transmito algo netamente positivo son reducidas.


¿Podría ser de otra manera? Si me pongo a pensar, ¿hay razones para ser optimista o transmitir algo optimista? Si pasamos, aunque sea levemente, por encima del mundo y observamos su desarrollo desde que tenemos consciencia, podríamos irnos a dormir con mal cuerpo. Bastan pocos hechos: en la época donde se producen más alimentos que nunca, el Proyecto Hambre de la ONU estima que 24.000 personas mueren al día por hambre y la FAO que hubo 1.020 millones de personas desnutridas en 2009. Frente a este hecho está la inacción de los gobiernos del planeta, la corrupción de las élites dirigentes o la ceguera de aquellos de mente cerrada que no ven más allá de sus fronteras.


El hambre es sólo un ejemplo, pero también existe la falta de libertad, la violencia de las guerras desatadas por el control de recursos económicos (qué otro tipo de guerra puede existir acaso), la censura, la manipulación informativa, la crisis económica, el desempleo, la pobreza, la riqueza excesiva, la enfermedad, la desigualdad… el mundo del nuevo milenio sigue caminando hacia la pesadilla. Hay una cosa que no puedo soportar: el sufrimiento en un niño. La peor desgracia es que todo lo anterior lo sufran los niños.


Quería ser algo optimista, y sólo acabo mostrando la realidad, y la realidad me impide ser optimista. Quizás para el futuro inmediato.


Me he preguntado si soy un pesimista antropológico, lo mismo que hay optimistas antropológicos. Me gusta definirme como un optimista informado. Me gusta analizar las cosas y ver su aspecto más favorable, pero saberlo todo, no obviar ninguna característica. Para mí, es inevitable buscar o ver el lado negativo de las cosas. Prefiero no sólo alabar las cosas positivas, a veces ni mencionarlas, sino criticar las negativas, que son las que tienen que cambiarse.


Ciertamente, los optimistas son más felices, tienen mejor salud, encaran las cosas mucho mejor que otras personas… mi salud es buena, ahora que pienso; otras cosas que vienen con esa felicidad, no lo sé. Por eso mi elogio a los optimistas, pero a los de verdad, los que no sólo ven el lado bueno de las cosas sino que luchar por cambiar y mejorar el otro lado, los que creen que los desafíos del mundo son reversibles, que hay que hacer todo lo posible por cambiarlos.


Soy, o me gustaría ser, optimista. Quiero que la falta de libertad, las guerras, la pobreza… todo lo que he mencionado desaparezca un día, pero que ese día llegue pronto, no debemos dejarlo para mañana.


Puede resultar cínico, estoy aquí escribiéndolo, en mi ordenador, en mi casa, a salvo de toda esa crueldad del mundo. Sólo soy una hormiga en la inmensidad. De momento, mi mejor contribución es mi palabra escrita para que, cuando vosotros, queridos lectores, abráis vuestro ordenador, entréis en Internet y, (con un poco de suerte) leáis este blog y también os convirtáis en optimistas u os reafirméis en vuestro optimismo. En definitiva, para que estas palabras trasciendan las pantallas y todos compartamos, no sólo el ideal de cambiar el mundo, sino las fuerzas para hacerlo hoy. No mañana.


Enlaces de interés:

http://es.wikipedia.org/wiki/Optimismo

http://depsicologia.com/optimismo-un-modo-de-vida/

http://www.fao.org/hunger/hunger-home/es/

http://es.wikipedia.org/wiki/Hambre#Datos_sobre_el_hambre_en_el_mundo

3 comentarios:

bitdrain dijo...

Yo lo veo de un pto de vista utilitarista. Ante la vida puedes optar por dos actitudes. Cual de ellas? Esa es tu eleccion, quizas la unica.

Los hechos o acontecimientos son circunstancias evitables o no, pero siempre la vida estara presente con eventos, golpes, ilusiones y desgracias. Sufrir mas o menos depende de como lo aceptes y como lo afrontes.

Eso es lo que se denomina "inteligencia emocional", la gran olvidada y justo la que nos hace humanos.

Cuidate javi, que eres mas optimista de lo que das a entender ;)

David dijo...

Estoy bastante de acuerdo con bitdrain. Sin embargo, creo que a veces es difícil alejarse de ciertos acontencimiento crueles y observarlos desde un punto de vista más imparcial.

Creo también que es difícil ser un "optimista informado", yo diría más bien en ese caso que se es un "iluso". Aunque algunos acontecimientos sean reversibles, volverán a ocurrir como llevan ocurriendo durante toda la historia.

Y claro que eres más optimista de lo que parece leyendo el post.

Javier dijo...

No niego nada de lo que habéis dicho, sin embargo, en el mundo podrían evitarse muchas cosas si fuésemos capaces de pasar por encima de nuestro egoísmo. Si lo consiguiéramos, no ocurrían o no por lo menos con la virulencia de estos años.

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger