miércoles, 10 de diciembre de 2008

Anti-algo

Dice Ortega y Gasset en su Rebelión de las Masas, en el Capítulo X "Primitivismo e historia":

No cabe duda de que es preciso superar el liberalismo del siglo XIX. Pero esto es justamente lo que no puede hacer quien, como el fascismo, se declara antiliberal. Porque eso –ser antiliberal o no liberal- es lo que hacía el hombre anterior al liberalismo. Y como ya una vez este triunfó de aquel, repetirá su victoria innumerables veces o se acabará todo –liberalismo y antiliberalismo- en una destrucción de Europa. Hay una cronología vital inexorable. El liberalismo es en ella posterior al antiliberalismo, o, lo que es lo mismo, es más vida que este, como el cañón es más arma que la lanza.

Al primer pronto, una actitud anti-algo parece posterior a este algo, puesto que significa una reacción contra él y supone su previa existencia. Pero la innovación que el anti representa se desvanece en vacío ademán negador y deja solo como contenido positivo una "antigualla". El que se declara anti-Pedro no hace, traduciendo su actitud a lenguaje positivo, más que declararse partidario de un mundo donde Pedro no exista. Pero esto es precisamente lo que acontecía al mundo cuando aún no había nacido Pedro. El antipedrista, en vez de colocarse después de Pedro, se coloca antes y retrotrae toda la película a la situación pasada, al cabo de la cual está inexorablemente la reaparición de Pedro. Les pasa, pues, a todos estos anti lo que, según la leyenda, a Confucio. El cual nació, naturalmente, después que su padre; pero, ¡diablo!, nació ya con ochenta años, mientras que su progenitor no tenía más que treinta. Todo anti no es más que un simple y hueco no.

Hallo muy acertado el mencionado pasaje de esta obra, cuya lectura que estoy realizando estos días está próxima a finalizarse. En la obra hay cosas que veo muy bien pensadas, una filosofía bien estructurada, y cosas que quizás no esté de acuerdo, pero de todo eso hablaré cuando termine de leer el libro. Este pasaje no hace sino darme la razón cuando lanzo la crítica a quien prefiera denominarse anti-algo. Antifascistas, anticapitalistas, anticomunistas, anticlericales, antinacionalistas, etcétera, la lista es inmensa.

Yo veo en el anti-algo la aceptación, digámoslo derrota, de lo que ya existe, aun estando en contra, pero sin dar una alternativa consecuente a ello. Como dice Ortega, es un simple y hueco no. El socialismo, por ejemplo, en sus inicios, y creo que mucha parte de él actualmente, no es antiliberal. No es antiliberal en tanto que propone la superación del liberalismo, reconociéndolo como un estadio positivo en la historia y el progreso humanos, para llegar a una situación superior, perfeccionada. El socialismo no es antiliberal, es socialismo. Y si aceptamos la idea de progreso, a este planteamiento le sucederá otro en el futuro, y así sucesivamente.

Por eso, cuando oigo o leo que fulano, mengano, y todo un grupo de individuos radicales y violentos se denominan antifascistas, o el partido tal o cual se enorgullece de ser anticapitalista, esto es un castillo de aire. No es satisfactorio oír que se es anti-algo. Muy bien, ¿pero qué se propone? Como Ortega piensa, tendríamos que volver a lo anterior, que sabemos que existió, porque no tenemos una alternativa elaborada y consecuente. Toda construcción que de momento han hecho no son más que utopías ingenuas, igual de ingenua que la gift economy a gran escala.

Si se preguntan estas gentes por qué sus posiciones son tan minoritarias, aunque en algunos sitios una minoría considerable, es porque esta conducta del anti-algo es un profundo desasosiego, una crítica al presente sin otorgar futuro alguno. La gente vive y come de la realidad del presente, no de construcciones oníricas, eso lo podemos dejar para el cultivo del espíritu. Pero el presente sigue, hay que seguir. Por eso son mayoritarias aquellas políticas o ideologías que sostienen el presente, con su gestión, sus programas y sus propuestas. Mejorando el presente, variando los puntos de vista hacia ese presente, y con ello se construye el futuro.

3 comentarios:

Miguel Ángel González dijo...

Hola Javi:
Curiosamente ayer me empecé la Rebelión de las masas XD. Con el prologo a los franceses.

Suscribo lo que dices, existe en la izquierda esa minoria que se autoproclama como el verdadero estandarte de la izquierda y que se basa precisamente en esas negaciones.

Salud Compañero!

bitdrain dijo...

Así me gusta, haciendo caso a los mayores ;)

Javier dijo...

Jejejeje está muy bien el prólogo, y el libro, hasta la 180 que es por la que voy, está muy interesante. Menuda coincidencia! Pero agradezco al comentarista de abajo tuyo su influencia para leer este libro.

Hay cosas que ya están desfasadas, superadas, hay que hacer un planteamiento superior a lo que veía Ortega, creo que hemos superado todo eso. Lo curioso es que en esa época ya hablaba del anti-algo y actualmente eso sigue existiendo.

Saludos!!

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger