domingo, 14 de diciembre de 2008

Nacionalistas, para afuera y para adentro


"Todo el mundo percibe la urgencia de un nuevo principio de vida. Mas –como siempre acontece en crisis parejas– algunos ensayan salvar el momento por una intensificación extremada y artificial, precisamente del principio caduco. Este es el sentido de la erupción "nacionalista" en los años que corren. Y siempre –repito– ha pasado así. La última llama, la más larga. El postrer suspiro, el más profundo. La víspera de desaparecer, las fronteras se hiperestesian –las fronteras militares y las económicas.

Pero todos estos nacionalismos son callejones sin salida. Inténtese proyectarlos hacia el mañana y se sentirá el tope. Por ahí no se sale a ningún lado. El nacionalismo es siempre un impulso de dirección opuesta al principio nacionalizador. Es exclusivista, mientras este es inclusivista. En épocas de consolidación tiene, sin embargo, un valor positivo y es una alta norma. Pero en Europa todo está de sobra consolidado, y el nacionalismo no es más que una manía, el pretexto que se ofrece para eludir el deber de invención y de grandes empresas. La simplicidad de medios con que opera y la categoría de los hombres que exalta revelan sobradamente que es lo contrario de una creación histórica.

Sólo la decisión de construir una gran nación con el grupo de los pueblos continentales volvería a entonar la pulsación de Europa (…)"

Aprovechando para anunciar que me terminé el libro –casi devorado por el interés, y que me ha gustado, independientemente de si estoy o no de acuerdo con todos o algunos postulados que intenta ofrecer– pongo este pasaje que también me ha captado la atención. Si queréis encontrarlo, está en la "Rebelión de las masas", segunda parte "¿Quién manda en el mundo?" apartado IX.

He aquí que el nacionalismo es un impedimento mayúsculo para construir una Europa unida, una Europa de verdad. Lo vemos en la actualidad: reválidas para tratados que sellan una Europa de gobiernos y no de ciudadanos, intereses clientelistas enmascarados bajo los discursos de naciones milenarias, persistencia de mantener unas fronteras que ya han sido sobrepasadas por la circulación económica y de personas.

Lo que vale para criticar a unos, los centrífugos, vale para los otros, los centrípetos. Ambos intentan justificar su existencia en base a la historia, y, como la historia es la que es, tiene que ser manipulada hasta adaptarse al discurso. En su momento, luchando contra potencias que dividían a los individuos de misma cultura e idioma y a los que practicaban un régimen autoritario y contrario a las libertades civiles, tenían una razón de ser. La razón de la libertad y de la democracia. Ahora, cuando la sociedad europea es democrática, es libre, toda vieja razón ha caído, ya no valen los postulados arcaicos, toda defensa esconde la verdad de querer levantar un muro invisible, artificial, dotarse de un espacio cerrado donde decir "somos únicos", "somos los mejores", sin mezclarse, sin ver, sin moverse. Sin cambiar. Por eso el nacionalismo es intrínsecamente reaccionario y temeroso del progreso, y por ello cualquier discurso de izquierda que pretenda marcar la diferencia respecto al otro, o bien se desdibuja de su condición de izquierda, o bien se queda sólo de izquierda para "los de dentro", "los de afuera", que se apañen.

8 comentarios:

bitdrain dijo...

Podria que decirse o fijarse varias premisas. Crees que hay un verdadero sentimiento democratico entre los ciudadanos, en todas las instituciones. Por ejemplo, cuanto de burocracia y cuanto de democracia tienen las instituciones europeas. Que me dices de los lobbys de presion, acaso no influyen mas que la eleccion del ciudadano...

Otro aspecto, cuando hablamos de las naciones de Europa, efectivamente podemos decir que su nucleo poblacional es milinero pero no asi el dibujo geoestrategico de las naciones inmersas en la UE. Todas son naciones modernas, 500 anos es un tope para naciones como Espana, 20 anos para la moderna Polonia, alguno mas si se considera la II GM.

Europa comenzara a andar cuando los partidos y corrientes ideologicas se unan. Necesitamos un Sindicato Europeo Unificado, un PP Europeo y un Partido Socialista Europeo, etc, etc.. y no lo que ahora tenemos.

Por que de que sirve una UE de cuotas de poder, con mas de 700 representantes "electos". Es una barbaridad! Quizas, la cuestion mas importante de todas sea... cual es la "empresa" (objetivo) de Europa?

Oier Garmendia dijo...

Eusko Alkartasuna - EA demuestra que se puede ser nacionalista vasco y ser un partido de izquierdas, socialdemócrata.

Dion dijo...

Sólo decir (con respecto a lo de la resistencia a la tiranía ;D) que mi abuela era franquista acérrima, pero me enseñó el catalán. Y era nacionalista (centrípeta) española pero llamaba "forasters" (forasteros) a los peninsulares, jeje.

No me considero nacionalista precisamente porque los partidos nacionalistas han politizado un asunto que trasciende con mucho el pedestre debate político en el que están instalados. Se ha simplificado mucho también.

Esta vez no estoy de acuerdo contigo, creo que precisamente no se puede hacer una Europa unida olvidando nuestros orígenes culturales diversos.¿Qué quedaría entonces por unir?¿Una Europa compuesta por una serie de chovinismos dominantes?

A bitdrain: Yo diferenciaría entre nación, Estado y forma de Gobierno. En mi opinión ni la nación española tiene 500 años ni la polaca 20. Un saludo.

Pablo dijo...

Las naciones son un invento, quiza necesario de la revolución francesa, para colocar al pueblo como sujeto de soberanía. En ese sentido la nación es algo racional, legítimo y metafórico, y que no es arrinconable a un determinado espacio geográfico, o a un determinado grupo etno-lingüístico. La nación que concibe a los ciudadanos como súbditos de la cultura (pues les da los mecanísmos para desenvolverse en el mundo, y no pueden actuar sin escapar a ella, estando en su misma identidad)es la nación que subyace en el discurso de los nacionalistas (centrífugo se entiende, pues creo que el centrípeto, a día de hoy en España está cuanto menos inoperante). Por supuesto ellos lo adornan con una retórica que hace quizás más digestivo su discurso, e incluso atractivo, para aquellos a quienes pilla desprevenidos, sin haber meditado en el asunto, pues es un mensaje que se basa, no lo podemos negar, en las bajas pasiones de las personas, estableciendo un "ellos" que instaura como enemigos. Identifica a la nación como una personalidad independiente, obviando que las únicas personas que existen son los individuos, y que incluso las conciencias colectivas se derivan de ellos. Hablar de libertad para las naciones es hacer un ruido de palabras, pues sólo las personas son sujetos que pueden aspirar a la libertad, y las naciones son, y serán nada más que creaciones humanas. Plasmar sentimientos en las instituciones equivale a atacar el sentido laico que debe tener un estado. Porque el nacionalismo no es sino una forma de devoción pseudoreligiosa.

Dion dijo...

Pablo, los constituyentes de Cádiz pensaban en 1812 que uno de los rasgos fundamentales de la constitución española era "la religión de la nación". Hoy por fortuna el Estado es aconfesional. El contenido político de los términos cambia, pero etimológicamente estos surgen cuando se necesitan, y en Europa el término "nación" se documenta mucho antes de que lo tomaran y lo articularan a su conveniencia los Ilustrados y luego los revolucionarios franceses. Por eso yo intuyo que lo esencial de "nación" no es tanto su contenido político (ser sujeto de la "soberanía") como su significado biológico y antropológico.

Y de eso uno no se puede escapar. A mí me pilló tan "desprevenido" (y a todos ;P) como que acababa de nacer y ya me estaban inculcando unas (necesarias) formas culturales que invariablemente condicionan mi forma de ver el mundo y facilitan mi entendimiento con un determinado grupo. Y eso, afortunadamente, no lo hizo ningún político.

Para mí todo esto es sinónimo no de barreras ni de odio, sino de riqueza cultural, emocional e intelectual. Y desearía haber convivido más con mi familia británica y francófona para aprehender también los matices de su lengua y de su forma de ser.

Javier dijo...

Creo que Europa puede avanzar como nación política (como una voluntad de los ciudadanos europeos de un proyecto común), sin olvidar sus rasgos regionales. Igual que España, más grande.

Anónimo dijo...

la union europea puede ser una federación o confederación segun el grado de autonomia que se quiera tener por parte de los sujetos politicos, pero de ahi, a usar la palabra nación a una cosa que no a existido en la vida, no se.

Oier garmendia

Pablo dijo...

Dion, cuando digo que nación es un concepto que inventaron los ilustrados me refiero a nación entendida como nación política, evidentemente la palabra existía de antes. En realidad la diferencia entre tu manera de pensar y la mía es fundamentalmente filosófica, y atañe a la como entendemos que es la naturaleza humana. Por ello, creo que es imposible tener una discusión constructiva en un espacio tan restringido como este, pero te propongo que cualquier día lo debatamos en persona.

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger