jueves, 15 de octubre de 2009

El poder sin oposición (I): La práctica dista de la teoría

Es muy cierto que todo poder tiende, lo quiera o no, a copar todos los aspectos de la vida pública, hasta la vida privada. Esto es así porque ningún poder establecido desea finalizar su dominio en algún momento. Mantenerse en el poder exige una combinación de persuasión, coacción e información sobre la comunidad civil. El poder corrompe, sea cual sea su naturaleza.


Es por eso que se necesita de una arquitectura constitucional de pesos y contrapesos del poder, que faciliten el ejercicio del mismo a la vez que lo controlan y fiscalizan para evitar el abuso al que, por naturaleza, tiende. Tribunales, parlamentos, elecciones… todo para evitar la tiranía. La existencia de la oposición, necesidad reconocida desde Edmund Burke o Benjamin Constant, va en este sentido. Independientemente de cual sea el sistema de partidos, menos en el de unipartidismo puro, existen dos bloques: bloque gubernamental y bloque opositor.


Citando unos apuntes de clase recogidos en este blog, «El sistema no es inmutable, participan en ella todos, (…) hay que “actualizar” respetando el pasado con nuevos elementos. La reforma, o conservar progresando, progresar conservando. Esto deriva en la existencia de dos fuerzas políticas para Burke; una que quiere conservar, y otra que quiere progresar, que son simbióticas». La existencia de la oposición en el régimen liberal democrático (o al régimen socialista en la mente de Kautsky) viene obligada por la necesidad de garantizar una alternativa al gobierno de turno y que a su vez fiscalice, desde los bancos de la oposición, los actos del gobierno, evitando que éste extienda un dominio tiránico o hegemónico sobre la sociedad.


Pero como siempre ocurre, la práctica dista mucho de la teoría. Menos los países anglosajones, Gran Bretaña y Estados Unidos, todos los países que imitaron el modelo liberal lo copiaron mal, pues el gobierno siempre ejercía un dominio nefasto, ahogando a la sociedad y persiguiendo a la oposición. No puede decirse que sobre ésta cayera un halo de víctima, pues cuando la oposición tornaba gobierno, se ejecutaba el mismo acto, pero con los papeles intercambiados.


¡Qué mejor ejemplo para nosotros que el régimen isabelino español! Cánovas supo muy bien que con sistemas así no iban a sobrevivir ni reyes ni sus cabezas, y su régimen de la Restauración copió la fachada liberal británica. Debe haber alternancia, hay alternancia. Debe dejar de perseguirse a la oposición, se crea una oposición leal a la dinastía y se persigue a las fuerzas obreras y democráticas. Gobierno y oposición dinásticos se reparten cargos, influencias y ejecutivos, y dejan de ser tanto gobierno como oposición. De este cóctel salen todos los regímenes liberales europeos que cayeron tras la Primera Guerra Mundial.

4 comentarios:

bitdrain dijo...

Y eso a donde nos lleva querido amigo?

Javier dijo...

espera a las dos próximas entregas :)

bitdrain dijo...

Que poco hemos aprendido de Hollywood... te gustan mas las series venezolanas :D

Andrés Boto dijo...

Nunca la teoría coincide con la práctica, es rarísimo. Pero algunas democracias por ejemplo se acercan más al ideal democrático y otras se alejan, un ejemplo perfecto de la corrupción de la idea de democracia actual, al estilo de corrupción de democracia liberal en la España Isabelina, es la actual Italia berlusconiana, un hito a la degeneración democrática.

Un saludo.

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger