sábado, 22 de diciembre de 2007

Relaciones Laborales, Sindicalismo y Movimiento Obrero (y V)

II Internacional

Muerto Marx en 1883, Engels se puso al frente del marxismo, animando a reconstruir el internacionalismo proletario.

En 1889 se celebraron en París congresos separados de posibilistas y tradeunionistas por un lado y socialdemócratas, guedistas y anarquistas por otro. En este último surgió la idea de crear la II Internacional y emprender la reivindicación de las 8 horas y el 1 de Mayo.

Su período constituyente se alargó en los congresos de Bruselas 1891, Zurích 1893 y Londres 1896 donde se expulsó a los anarquistas quedando únicamente el marxismo.

Es una federación de partidos socialistas nacionales autónomos que dentro de una pluralidad interpretativa del marxismo acatan las resoluciones congresuales. El congreso de París 1900 creó el Comité Internacional Permanente (Buró), de sede Bruselas y con dos delegados por país. Se le dotó de un secretariado permanente con función ejecutiva al reunirse el Buró una vez al año, y los congresos cada 3 años.

Para su implantación fue determinante el respaldo del SPD, como partido obrero en la lucha en el terreno parlamentario demoliberal. Los dirigentes alemanes Liebknect y Bebel pusieron en marcha tras el período de ilegalidad al que estuvo impuesto el SPD el modelo de partido de masas frente a los partidos de notables liberal burgueses.

En los posteriores congresos se debatieron cuestiones como el revisionismo, el ministerialismo, el colonialismo y el pacifismo, que marcaron la orientación obrera hasta la IGM.

La crítica revisionista de Bersntein causó un gran revuelo en el SPD y en la II Internacional, diciendo lo que todos querían hacer pero ninguno oír. Bernstein contraargumentaba las tesis de Marx de degradación del capitalismo, y propone un socialismo alejado de lo antisistema fundamentado en la justicia social, el reformismo y el sistema liberal-democrático. El socialismo sería la culminación ética del proceso de reformas democráticas. El revisionismo fue condenado por Kautsky y por los congresos anuales del SPD.

Sin embargo el SPD evolucionó hacia la práctica política parlamentaria y reformista y no la revolucionaria. En el congreso de Ámsterdam de 1904 se condenó en la II Internacional el revisionismo. El revisionismo implicaba la alianza parlamentaria con partidos progresistas no obreros, sin descartar participar en gobiernos de coalición. Ya en Francia en 1899 un socialista fue nombrado ministro de industria y comercio.

Sobre el colonialismo la II Internacional tras la crisis marroquí de 1905 no consiguió alcanzar un acuerdo anticolonialista, aunque Vandervelde, MacDonald y Jaures denunciaron la barbarie colonial pero sin cuestionar su efecto civilizador.

El militarismo no tuvo una condena expresa pese a la ya confrontación que se percibía nentr los imperios centrales y las democracias y su aliada Rusia. En el congreso de Copenhague de 1910 se condenaron las guerras por ser producto de la competencia de países capitalistas.

La IGM hizo saltar a la II Internacional y sus partidos se inclinaron por el patriotismo y la guerra defensiva de su país.

El triunfo bolchevique que consiguió transformar una guerra imperialista en revolución proletaria dividió aún más al movimiento obrero con escisiones en los partidos socialistas, que crearían partidos comunistas en los países occidentales, donde debía producirse la revolución según la tesis leninista, pero terminaron en fracaso.

La división de socialistas y comunistas impidió la reconstrucción de la II Internacional. Frente a la III Internacional comunista de 1919 se creó en 1921 en Viena la llamada Internacional dos y media, embrión de la Internacional Socialista fundada en Hamburgo en 1923.

Partidos de la II Internacional:
-Partido Socialista Belga 1879 por Paepe
-Partido Socialista Obrero Español 1879 Pablo Iglesias
-Partido Socialdemócrata Austríaco 1884 Adler
-Partido Obrero Socialdemócrata Ruso 1883 Plejanov (el partido bolchevique)
-Partido Socialdemócrata Suizo por fusión de corrientes en 1901
-Partido Socialista Italiano 1905 Labriola y De Maffi
-Sección Francesa de la Internacional Obrera 1905 Jean Jaures
-Partido Laborista británico 1907 MacDonald
-SPD 1869
Y otros…

El partido modelo fue el SPD, por organización y disciplina, promovía la lucha social y competía electoralmente, educaba a la clase obrera y la preparaba para la sociedad socialista, considerada como inevitable históricamente e implantada desde la legalidad al conquistar el poder como partido mayoritario. Constaba en su vértice de congreso anual, comité y comisión. Por su estructura y sus amplios cometidos el partido se convirtió en una máquina burocrática oligarquizada que perdió la vocación revolucionaria. Sus líderes como Bebel tuvieron una gran reputación y Kautsky fue el gran ideólogo del partido y del marxismo, cuyo programa que sustituía al de Gotha compatibilizaba los principios marxistas y la dialéctica revolucionaria con la práctica reformista y reinvindicativa.

La preocupación fundamental de Kautsky como ideólogo del partido fue definir el paso del capitalismo al socialismo: cómo, cuándo y con qué hacer la revolución. La revolución se alejaba indefinidamente en el tiempo, descartaba la vía insurrecional para defender el parlamentarismo con un partido de masas abierto a los trabajadores, piramidal y democrático basado en la decisión de la mayoría y la unidad de pensamiento para lograr unidad de acción: Partido revolucionario que no hace revoluciones.

El partido es el propulsor de la revolución, prepara a la clase obrera, conforma un movimiento de masas, consigue conquistas sociales por oposición parlamentaria para obtener mejores resultados y llegar al poder y transformar la sociedad desde la legalidad democrática. Es revolucionario es los fines, no en los medios.

Sus tesis prevalecieron frente al revisionismo y al ala izquierda de Rosa Luxemburgo, ésta defendiendo la espontaneidad revolucionaria de la masa desorganizada y del papel de la huelga general revolucionaria.

Lenin, frente a las tesis socialdemócratas de Plejanov, elaboró en el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso una concepción izquierdista revolucionaria insurrecional del marxismo específica para Rusia. La lucha política es condición y no consecuencia de la lucha social, el objetivo es tomar el poder por insurrección y establecer la dictadura del proletariado. Lenin diseñó un partido revolucionario de inspiración blanquista, disciplinado e integrado por una élite de revolucionarios profesionales, la vanguardia obrera. Dirige al proletariado pero no se confunde con él y ejecuta militarmente la toma del poder en el momento de una convulsión de las masas. Defiende la aceleración de las etapas históricas enlazando la revolución burguesa con la proletaria para impedir la consolidación de la democracia liberal.

En el congreso del POSDR de Londres 1903 se impusieron las tesis de Lenin sobre la del socialdemócrata Martov, quedando el partido dividido de facto entre bolcheviques (maximalistas) y mencheviques (minimalistas) aunque la unidad no se rompió de manera formal hasta el congreso de Praga de 1912.

Con la revolución bolchevique de 1917, Kautsky, que ya no era el ideólogo del SPD, se opuso y condenó la deriva bolchevique en “La Dictadura del Proletariado” de 1918 de disolver la asamblea constituyente al perder las elecciones. La dictadura del proletariado practicada por los bolcheviques, que no respetaban los resultados electorales ni se atenían a ningún criterio de legalidad le resultaba inaceptable porque sin democracia representativa y pluripartidista no podía alcanzarse el socialismo. No hay socialismo sin democracia. En “Terrorismo y Comunismo” de 1918 el poder monopolizado por un partido minoritario, sostenía, no podía mantenerse más que a través de un terrorismo de Estado ejercido despiadadamente por un grupo prepotente y privilegiado contra la mayoría de la población.

Por ello, para Trostky, Lenin y todo aquel maravillado por la primera revolución proletaria, Kautsky se convirtió en un renegado, ilustrando la gran brecha del movimiento obrero marxista de posguerra, escindido en socialistas y comunistas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yeaaah La II Internacional me convendría ir pasando ya a limpio los apuntes de historia más que nada para aprobar el examen y tal, aunque seguro que lo volvemos a dar y más a fondo con historia mundial.... ains que dura es la vidaaaaa y que cansado estoy.

Anónimo dijo...

JAJAJ COMO TODOS ANÓNIMO JEJE AMI LA HISTORIA ME PARECE DIFICIL PERO WENO PERO POR EL LADO POSITIVO APRENDES UN MONTONDE CULTURA ANIMO JEJEJE UN BESAZO

"Instrúyanse, porque necesitaremos toda vuestra inteligencia. Conmuévanse, porque necesitaremos todo vuestro entusiasmo. Organí­cense, porque necesitaremos toda vuestra fuerza".

Antonio Gramsci, Fundador del Partido Comunista Italiano
Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenidos

Bienvenidos al Árbol Socialdemócrata, un sencillo blog que pretende dar su pequeña aportación a los ideales del socialismo democrático y de la libertad.

Os invito a leerme, no sólo por afinidad, conformidad a lo escrito o discrepancia, sino para que cada uno cree conciencia propia y ajena. Todos tenemos que contribuir a la libertad, ser una nueva ventana a la esperanza por un mundo mejor.

¡Piensa por tí mismo!

"El pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían de temer al pueblo"

Seguidores

Lo más leído

Archivo del blog

Mi lista de blogs

Socialistas en Red

Blogs de Socialistas en Red

Karl Marx

Karl Marx

Friedrich Engels

Friedrich Engels

Karl Kaustky

Karl Kaustky

Eduard Bernstein

Eduard Bernstein

Antonio Gramsci

Antonio Gramsci

Enrico Berlinguer

Enrico Berlinguer

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias

Se habla de

11 M (4) 20 Minutos (5) África (7) Alemania (26) Alexis de Tocqueville (3) Aluche con Zapatero (4) América (5) anarquismo (5) árbol socialdemócrata (101) Asia (8) Austria (3) Azaña (2) Aznar (9) Bélgica (4) berlusconi (36) Bernstein (10) bisexualidad (7) BNG (6) Bolivia (1) Brasil (6) Burke (3) C's (3) Canadá (5) Canarias (2) capitalismo (32) Carme Chachón (1) Cataluña (24) censura (7) Chávez (12) Chile (9) China (13) cine (8) Comunidad de Madrid (91) comunismo (36) conservador (13) Constant (4) constitucionalismo (24) Convergència i Unió (15) COPE (21) corrupción (74) cristianismo (18) Cuba (2) Dani rectifica (3) Debate del Estado de la Nación (7) democracia (190) derecha (196) derechos humanos (23) dictadura (41) Dictadura de Aguirre (12) EA (6) economía (114) educación nacional (24) educación para la ciudadanía (12) El Mundo (18) El País (146) El Periódico de Andorra (1) elecciones (160) elplural (16) Engels (6) ERC (12) España (105) Esperanza Aguirre (85) Estados Unidos (43) ETA (33) Euronews (3) Euskadi (49) eutanasia (3) familia (14) fascismo (23) feminismo (5) Fichte (1) filosofía (3) Foreign Policy (5) Francia (46) Franco (8) fundamentalismo islámico (7) Galicia (14) Gallardón (9) Gobierno (20) Gordon Brown (7) Grecia (8) Hegel (4) heterosexualidad (1) Hispanoamérica (14) historia (104) homofobia (35) homosexualidad (24) I República (2) Ibarra (3) Ibarretxe (8) Iberismo (2) Iglesia Católica (19) II República (15) III República Española (12) Ilustración (3) inmigración (19) Irán (11) Irlanda (3) Islam (10) islamismo (12) Israel (13) italia (53) IU (47) izquierda (275) Izquierda Republicana (3) Japón (1) José Cepeda (6) jóvenes (12) justicia (13) Juventudes Socialistas (28) Kaczynski (5) Kant (4) Karl Marx (16) Kautsky (9) laicidad (3) LaSexta (1) Le Chemin Rouge (1) Le Monde (2) Lenin (6) Ley de Memoria Histórica (3) Ley electoral (12) liberalismo (57) libertad (152) Libertad Digital (15) literatura (13) Locke (3) Losantos (9) Louis Blanc (2) Lula (7) machismo (3) Marruecos (4) marxismo (24) mass media (23) medio ambiente (3) México (1) MinutoDigital (12) monarquía (13) Montesquieu (4) mundo árabe (9) música (13) Na Bai (2) nacionalismo (69) Navarra (8) NPA (2) Obama (28) Oriente Próximo (4) Ortega y Gasset (2) Pablo Iglesias (8) Países Bajos (1) Palestina (11) Parlamento (9) Partido Comunista Francés (2) Partido Laborista británico (14) Partido Socialista Europeo (5) Partido Socialista francés (17) PCE (4) pederastia (2) periodismo (4) Plataforma Avanza (2) PNV (27) pobreza (5) poder ciudadano (44) Polonia (7) Por la Izquierda (2) Portugal (16) PP (158) Presupuestos Generales (6) PRI (1) progresismo (29) prostitución (3) PSM (35) PSOE (165) Público (83) Rajoy (54) Reino Unido (23) relaciones laborales (29) religión (25) republicanismo (42) Rouco Varela (5) Rousseau (4) Royal (10) Rusia (12) sanidad (18) Sarkozy (28) SER (9) Sieyes (3) sistemas de transporte (1) socialismo (245) solidaridad (1) SPD (17) Stuart Mill (2) Suecia (8) teatro (2) Telemadrid (10) televisión (10) teorías (58) terrorismo (54) The Times (2) Tomás Gómez (28) Tradeunionismo (2) trotskismo (6) Trotsky (3) Turquía (5) Unión Europea (80) UPyD (14) Valencia (17) Veltroni (9) Venezuela (16) vídeos (13) violencia (24) xenofobia (9) Zapatero (60)

Manuel Azaña

Manuel Azaña

"Causas de la guerra de España", Manuel Azaña

En nuestros conflictos políticos, la República tiene que ser una solución de término medio, transaccional y la válvula de seguridad contra sus desaciertos es el sufragio universal. Lo que se pierde en unas elecciones, puede recuperarse en otras. Nada duradero se funda sobre la desesperación y la violencia. La República no puede fundarse sobre ningún extremismo. Por el solo hecho de ser extremismo, tendría en contra a las cuatro quintas partes del país.

Enlaza mi blog

Enlaza mi blog


socialdemokraterna

socialdemokraterna
Árbol Socialdemócrata

Últimos comentarios

Lo más leído

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger